BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

23 de Abril: Día Internacional del Libro, del Derecho de Autor y del Idioma

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Un día para pensar la importancia de los libros, sus autores y el idioma como puertas de acceso a la diversidad de las culturas.

La elección del 23 de abril como Día del Libro y del Derecho de Autor procede de la coincidencia del fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes Saavedra, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega (1616). También coincide con la fecha de nacimiento de los escritores Halldór Laxness (1902), Vladimir Nabokov (1899), Manuel Mejía Vallejo (1923) y Maurice Druon (1918) y la del fallecimiento de Josep Pla (1981) y de William Wordsworth (1850). La propuesta fue presentada por la Unión Internacional de Editores a la UNESCO con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del Derecho de Autor. El 15 de noviembre de 1995, la Conferencia General aprobó esta propuesta para rendir un homenaje universal a los libros y autores alentando a todos a descubrir el placer de la lectura y a valorar las importantes contribuciones de quienes impulsaron el progreso social y cultural de la humanidad.

Los libros, en palabras de sus autores Desde los escritores clásicos hasta autores contemporáneos, la mayoría de ellos han dedicado parte de su poesía al libro. Nadie rebaje a lágrima o reproche esta declaración de la maestría de Dios, que con magnífica ironía me dio a la vez los libros y la noche.

Poema de los dones, Jorge Luis Borges (1899-1986) Libros extraños que halagáis a la mente en un lenguaje inaudito y tan raro, y de que lo más puro y lo más caro hacéis brotar la misteriosa fuente.

Libros extraños, Rubén Darío (1867-1916) Discreto amigo es un libro: ¡Qué a propósito habla siempre en lo que quiero yo, siempre en lo que yo no quiero!

Las Comedias, Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) Llega el invierno. Espléndido dictado me dan las lentas hojas vestidas de silencio y amarillo. Soy un libro de nieve, una espaciosa mano, una pradera, un círculo que espera, pertenezco a la tierra y a su invierno.

Jardín de invierno, Pablo Neruda (1904-1973) Quisiera que mi libro fuese, como es el cielo por la noche, todo verdad presente, sin historia. Que, como él, se diera en cada instante, todo, con todas sus estrellas; sin que, niñez, juventud, vejez, quitaran ni pusieran encanto a su hermosura inmensa. ¡Temblor, relumbre, música presentes y totales! ¡Temblor, relumbre, música en la frente -cielo del corazón- del libro puro!

Quisiera que mi libro, Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

El español, un idioma con identidad propia   Para los países de lengua hispana, el 23 de abril también es el Día del Idioma, en homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra, autor de "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha" (1605). El idioma es una de las herramientas esenciales para el logro de la comunicación humana y lleva consigo la cultura propia de los grupos que lo utilizan. Es por eso que comparte tantos elementos en común entre España y los países hispanoamericanos, pues su herencia ha dejado huellas en las costumbres, la cultura, el arte y la literatura. El español es una lengua muy rica en expresiones, sinónimos, adjetivación y vocablos que han ingresado desde los distintos aportes, por ejemplo, árabes (almohada, albahaca, alhelí, alcachofa, alcaucil), hasta las palabras de origen americano (chocolate, papa, tomate, mandioca, maíz, cacao), o de la gauchesca y el lunfardo rioplatense (rancho, tapera, mate, pingo, pibe).

17 de abril del 2016
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook