BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram
cabildo

25 de Mayo de 1810: ¡Comienza el camino hacia nuestra Independencia!

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

En Mayo de 1810, un grupo de criollos se movilizó con el propósito de asumir el gobierno que estaba a cargo del Virreinato del Río de la Plata.

Después de las Invasiones inglesas (1806-1807), el descontento en Buenos Aires fue creciendo, ya que sus habitantes pretendían organizarse autónomamente. En Mayo de 1810, un grupo de criollos se movilizó con el propósito de asumir el gobierno que estaba a cargo del Virreinato del Río de la Plata.

 

¿Quién gobierna?

En mayo de 1810 llegaron a Buenos Aires noticias de un clima caótico en Europa. España había sido invadida por Napoleón Bonaparte, quien había destronado y tomado prisionero al rey Fernando VII. Este hecho impactó fuertemente en el Virreinato del Río de la Plata. Su virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, que gobernaba Buenos Aires, recibió esta noticia y se generó la duda acerca de quién gobernaría España ante lo sucedido.

         

Napoléon Bonaparte, Fernando VII y Baltasar Hidalgo de Cisneros

Hubo reuniones públicas y secretas para presionarlo, a fin de que se convocara a Cabildo Abierto el 22 de Mayo de 1810, ya que la mayoría consideraba que debía dejar su mando para que, en su lugar, gobernara una junta.

El Cabildo Abierto del 22 de Mayo de 1810 en la ciudad de Buenos Aires (Óleo de Juan Manuel Blanes)

 

Las autoridades del Cabildo imprevistamente eligieron una junta presidida por el virrey Cisneros, acción que indignó a quienes habían concurrido al Cabildo Abierto. Un movimiento de vecinos apoyados por las milicias lo hizo renunciar e impuso una lista para formar otra junta, que asumió el 25 de Mayo. Se la conoció como Primera Junta de Gobierno y su objetivo fue gobernar en nombre del rey, hasta que éste regresara a su trono.

El pueblo frente al Cabildo de Buenos Aires. 25 de Mayo de 1810 (Óleo de Sanchez de la Peña)

 

¿Por qué hablamos de “Revolución de Mayo”?

Al ser una colonia, es decir, un territorio que dependía de la administración y del gobierno de un país lejano (en nuestro caso, España), no se podían tomar decisiones importantes. Con la Revolución de Mayo de 1810, fueron los vecinos de Buenos Aires los que decidieron que el virrey no tenía autoridad para gobernarlos.

Tarjeta postal con retratos de la Primera Junta y el Cabildo, realizada al conmemorarse el Centenario de la Revolución de Mayo (1910)

 

La revolución se expande

La Junta elegida por los vecinos de Buenos Aires comprendió que, para llevar adelante su programa de gobierno, debía integrar al interior. Por ello, invitó a todas las ciudades del virreinato a enviar representantes. Santa Fe, Corrientes, Mendoza, San Juan, San Luis, Salta y Tucumán fueron las primeras en acudir a esta convocatoria.

Vida cotidiana

 

En aquel tiempo, los platos predilectos eran sopa de arroz, asado, matambre, sopa de fideos, puchero, carbonada, picadillo con pasas de uva, guisos, albóndigas, empanadas, estofado y zapallitos rellenos. Además, las comidas finalizaban con un caldo que se servía en taza.  Las mujeres asistían a misa acompañadas de sus esclavas, que llevaban la alfombra sobre la que se arrodillaban, ya que no existían, en las iglesias, bancos para sentarse. Por las noches, Buenos Aires se iluminaba con velas importadas de Europa o con lámparas de aceite.

Consecuencias de la Revolución

Una de las consecuencias más importantes de la Revolución de Mayo fue el cambio de la relación entre el pueblo y los gobernantes. El concepto del “bien común” dio paso al de la “soberanía popular” que sostenía que, en ausencia de las autoridades legítimas, el pueblo tenía derecho a designar a sus propios gobernantes. Esta maduración de las ideas fue lenta y progresiva, y llevó muchas décadas hasta afianzarse de una manera electoral, pero fue lo que llevó, finalmente, a la adopción del sistema republicano como forma de gobierno de Argentina. Otra consecuencia fue la disgregación de los territorios que correspondían al Virreinato del Río de la Plata en varios territorios diferentes. La mayor parte de las ciudades que lo componían tenían poblaciones, producciones, mentalidades, contextos e intereses diferentes entre sí. Estos pueblos se mantenían unidos gracias a la autoridad del gobierno español. Al desaparecer el virreinato, las poblaciones de Montevideo, Paraguay y el Alto Perú comenzaron a distanciarse de Buenos Aires.

¡Viva la Patria!

21 de mayo del 2016
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook