BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Abejas

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Del griego: Hymen: membranas. Pteron: alas. Dícese de los insectos provistos de alas membranosas con metamorfosis complicada como las abejas, las hormigas y las avispas.

 
 
HIMENÓPTEROS: Del griego: Hymen: membranas. Pteron: alas. Dícese de los insectos provistos de alas membranosas con metamorfosis complicada como las abejas, las hormigas y las avispas. Las abejas son uno de los más útiles animales que sirven al hombre y, además, son un ejemplo del trabajo solidario. LAS ABEJAS Antiguamente el nombre de abeja sólo se aplicaba a las productoras de miel. Actualmente, esa denominación se ha extendido a todas las integrantes de la súper familia “Apoidea” calculada en unas veinte mil especies. Las abejas y sus larvas se alimentan con néctar y polen que extraen de las flores de diversas plantas. A su vez, las flores se benefician de las abejas y de otros insectos para su polinización, estableciéndose entre ambos una simbiosis vital. Esta actividad se ha vuelto tan importante, que la utilización de abejas melíferas como agentes polinizadores ha incrementado enormemente el valor de la apicultura en la economía agronómica de muchos países. Sus principales depredadores son las aves y otros insectos, aunque también los osos meleros y los zorrinos atacan sus nidos. Estos laboriosos insectos, pertenecientes al orden de los himenópteros, viven en todo el mundo y engloban a miles de especies.
 
 
Son divididas en dos grupos principales:
Las abejas solitarias: son las hembras que viven solas. Las abejas sociales: son las que construyen colonias organizadas donde los individuos están biológicamente diferenciados. Una colonia de “abejas melíferas” se compone de unas 70.000 obreras (hembras estériles), 400 a 500 zánganos (machos) y una reina (hembra fértil).
 
Mientras que en la colmena exista una reina produciendo, las abejas impedirán el nacimiento de otras; pero tan pronto como empieza a decaer la producción de la reina madre o si ella muere, las obreras empiezan a construir las celdas reales (que son algo mayores que las celdas comunes). La construcción se inicia cuando el suministro de jalea real que circula por la colmena empieza a disminuir. Esta jalea es producida exclusivamente por las glándulas cefálicas de la reina, siendo luego distribuida unas a otras por toda la colmena. Se puede afirmar que la autoridad de comando de la reina depende de este jarabe. Mientras la jalea real circule por la colmena, las obreras se abstendrán de producir reinas sucesoras.
 
LAS OBRERAS Se encargan de realizar todo el trabajo de la colmena:
- Limpian y nutren a las larvas. - Producen la cera que secretan por unas células que poseen en la parte posterior de su cuerpo y la mastican hasta quedar en condiciones de ser trabajada en forma de celdillas hexagonales para formar el panal. - Recogen el polen y absorben el néctar de las flores transformándola en miel. Para su tarea de recolección están equipadas con una lengua libadora, cestillos para el polen en las patas traseras, un buche o bolsa elaboradora de la miel y, para su defensa, un aguijón aserrado de barbas rígidas, que conservan si pican a otra abeja pero si lo hacen a una persona lo pierden, y esto significa su muerte ya que junto con él pierden parte de su intestino.
 
LOS ZÁNGANOS Carecen de aguijón y del aparato recolector que poseen las obreras, porque la única función que ellos cumplen es la de reproducir. Luego de aparearse con la reina, al concluir esta función vital, son expulsados de la colmena o muertos por las obreras.
 
LA REINA Tiene aguijón, pero no aparato recolector. Ella es la encargada de la reproducción. Se aparea una sola vez en su vida, pero con varios zánganos. Tiempo después, comienza la producción de los huevos (ver imagen inferior) que son depositados en cada una de las celdillas hexagonales de los panales. De algunos "huevos no fertilizados" nacen los zánganos y "de los fecundados" nacen las obreras, que son estériles, y las reinas. Les lleva 21 días desarrollarse.
 
Cuando nace una nueva reina, la anterior, si sobrevive, abandona la colmena seguida de un enjambre con algunas de sus obreras para ir a formar una nueva colonia en otro lugar (ver imagen inferior). Por lo general buscan un árbol, desde donde el apicultor las traslada a una colmena.
 
 
PELIGRO DE PICADURAS La picadura de abeja no es tan inofensiva como se cree. Su veneno puede provocar reacciones de distinta gravedad, incluso de tipo alérgico, que son las de mayor frecuencia. Existen varios relatos sobre enjambres que han atacado a caballos, que por descuido molestaron a una colmena, causándoles la muerte en pocos minutos.
 
El aparato inoculador venenoso, que las abejas utilizan como arma de defensa, tiene la forma de un estilete, con un perfil aserrado y dentado. Ésta es la razón por la que al picar queda retenido en la víctima. Y al no poder desprenderse cuando intenta retirarse, resulta arrancado de su cuerpo, produciendo su muerte.
 
Reacciones locales En la mayoría de los pacientes los primeros síntomas son eminentemente locales y se caracterizan por una sensación de dolor agudo en la zona afectada que dura escasos minutos, con formación de una pápula pálida que rodea el aguijón. Todo esto acompañado de picazón y sensación de calor. Estos síntomas, causados por una sola picadura, pueden desaparecer al poco tiempo casi sin tratamiento, aunque en ocasiones pueden durar varias horas.
 
Qué hacer En el caso de que el insecto responsable de la picadura haya sido una abeja, con toda seguridad el aguijón con la glándula, aún con el veneno, puede haber quedado adentro, por lo que debe retirarse con unas pinzas cuidadosamente procurando no comprimir la glándula ni la zona afectada. Lavar la herida con agua y jabón. Aplicar luego un antiséptico. No poner barro u otras preparaciones caseras sobre la lesión, por el alto riesgo de contaminación. Es vital el tratamiento de la urgencia médica cuando se presenta una reacción grave en las personas alérgicas o sensibilizadas al veneno.
 
ALIMENTACIÓN El vínculo que une a las abejas es el intercambio alimentario. Este intercambio ocurre a partir del momento en que una abeja obrera llega a la colmena con su carga de provisiones. La abeja recolectora ofrece parte del botín a otra abeja y ésta la reparte a otra y así sucesivamente. Todas las abejas entregan y reciben alimento, de tal modo que hay una constante circulación de comida entre ellas. Esta conducta de intercambio de alimento es instintiva e innata y las antenas actúan como elementos imprescindibles para la consecución del intercambio alimentario. 
 

 

06 de enero del 2016
Categoría: Enciclotin
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook