BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Bullying: Entre todos podemos evitarlo

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

El bullying o acoso escolar es un comportamiento agresivo e intencional que se produce en la escuela, entre compañeros, en una relación desigual de poder que se repite en el tiempo.

 

Bullying es una palabra inglesa que significa “intimidación”. Se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y repetidas que ocurren sin motivación evidente, adoptadas por uno o más estudiantes contra otro u otros. La víctima sufre calladamente, en la mayoría de los casos. Este maltrato le hace sentir dolor, angustia y miedo hasta tal punto que, en algunos casos, puede llevarle a consecuencias devastadoras.

 

Componentes

 

 

Los expertos señalan que, en el bullying, están implicados tres componentes importantes:

 

- Un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima. Este desequilibrio puede ser real o solo percibido por la víctima.

- La agresión se lleva a cabo por un acosador o un grupo que intentan dañar a la víctima de un modo intencionado.

- Un comportamiento agresivo hacia una misma víctima, que se produce reiteradamente.

 

Actores que intervienen

 

 

En una situación de bullying no solo están la persona que agrede y la que se trasforma en víctima. También están los observadores y la comunidad educativa en su totalidad, quienes ocupan un lugar indispensable, ya que son testigos de los hechos y pueden advertir y denunciar evitando, de este modo, que estos actos violentos se sigan propagando.

Todo el personal de las instituciones educativas debe estar atento para detectar cualquier caso de bullying y establecer normas claras de convivencia que permitan trabajar en la prevención y contención de todas las partes.

 

Tipos de acoso escolar

 

 

Físico. Consiste en la agresión directa sobre la base de empujones y golpes con objetos, entre otros. También puede ser indirecto cuando se producen daños materiales en los objetos personales de la víctima o robos.

Verbal. Es el más habitual y deja huella en la víctima. Las palabras tienen mucho poder y alteran su autoestima mediante humillaciones, insultos, sobrenombres, menosprecios en público, propagación de rumores falsos, mensajes telefónicos ofensivos o llamadas, entre otros comportamientos.

Psicológico. Se realiza mediante amenazas para provocar miedo, para lograr algún objeto o dinero o, simplemente, para obligar a la víctima a hacer cosas que no quiere ni debe hacer.

Social. Consiste en la exclusión y en el aislamiento progresivo de la víctima. En la práctica, los acosadores impiden a la víctima participar ignorando su presencia y no contando con ella en las actividades normales entre amigos o compañeros de clase.

Otras modalidades. El bullying también incluye amenazas y actos discriminatorios por orientación sexual, condición socioeconómica, creencias religiosas o nacionalidad, entre otras.

 

Ciberbullying

 

 

Se produce cuando la violencia o el hostigamiento se presentan a través de una red social, mensajes de texto o páginas web. Las agresiones pueden ser anónimas, la mayoría de las veces están fuera del alcance de los adultos y se pueden viralizar rápidamente, aumentando la angustia de quien lo recibe.

Esta forma de bullying aumenta, Por eso es importante ser responsables al usar Internet, configurando correctamente la privacidad y evitando divulgar datos de nuestra  identidad por estos medios.

 

Efectos negativos en la salud detectados en víctimas de bullying

 

 

Estrés. Las víctimas de acoso escolar presentan estrés no solo durante la época escolar sino, también, años después.

Ansiedad y depresión. Las víctimas de acoso tienen una mayor probabilidad de sufrir trastornos como la agorafobia, ansiedad generalizada y crisis de pánico. También pueden presentar trastornos psicosomáticos.

Problemas en la socialización y en el futuro laboral. Las víctimas de acoso en la escuela presentan, estadísticamente, peores indicadores en lo que refiere a su calidad de vida familiar y, a futuro, en su vida adulta, sufriendo un desempeño conflictivo en sus habilidades sociales y comunicativas.

 

¡Tenés derechos!

 

 

Si sos víctima de violencia en la escuela, conocés a alguien que esté atravesando esta situación o ves algún caso de hostigamiento, ¡no te quedés callado! Tu escuela debe contar con espacios de escucha y contención. Si no los tiene, acercate a un docente o autoridad de confianza y contá lo que estás viviendo. Todas las instituciones educativas deben tomar medidas para terminar con este tipo de violencia.

27 de mayo del 2018
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Gabriel Terrarossa Francesco

hola soy Gabriel y e ...ver mas

Juana

Hola tintero soy Jua ...ver mas

Mia

holaa tinterito .... ...ver mas

Trinidad

hola, Tintero soy Tr ...ver mas