BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Carnaval: ¡Fiesta multicolor!

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

El Carnaval se manifiesta a través de máscaras, disfraces, carrozas, desfiles y bailes, algo común en todas las celebraciones, indistintamente del lugar en el que se desarrolle el festejo.

 

No se sabe, aún, dónde y cuándo nació. Las primeras celebraciones se realizaron muchos años antes del nacimiento de Cristo y tuvieron su origen en las fiestas relacionadas con la agricultura. Los campesinos se reunían en verano con sus rostros enmascarados alrededor de una hoguera para celebrar la fertilidad y la productividad del suelo, o para alejar los malos espíritus de la cosecha. Existen evidencias de que, hace cinco mil años, el pueblo sumerio ya realizaba este tipo de festejos.

 

Egipto, Grecia y Roma, los primeros

 

En la antigua Roma se desarrollaban las Saturnalia en honor a Saturno, dios de la agricultura y las fiestas en honor a Baco, heredadas de los griegos.

 

Entre las primeras celebraciones del Carnaval están las egipcias, en las que se danzaba y se cantaba y los participantes usaban máscaras y disfraces. La tradición se extendió a Grecia, en el siglo IV antes de Cristo, donde se paseaba un barco con ruedas (carrus navalis) y la gente bailaba todo tipo de danzas. En Roma se realizaban las Saturnalia y numerosas fiestas en honor a Baco, dios del vino.

Gracias al Cristianismo, la fiesta adquirió el nombre de “Carnaval” motivado por el hecho de dejar de ingerir carne durante los 40 días que duraba la Cuaresma, con tres días de celebración a lo grande. Rápidamente, llegó a Venecia y, desde allí, se fue extendiendo por todo el mundo, dependiendo de las costumbres propias de cada país y cada ciudad, que fueron incorporando los hábitos propios de su cultura. Más tarde llegó a América, a partir de los navegantes españoles y portugueses, desde el siglo XV, donde incorporó elementos de las culturas de los pueblos originarios.

 

El Carnaval en nuestro país

 

Juan Manuel de Rosas presenciando un candombe (1836)

 

Después de los acontecimientos de 1810, el Carnaval adoptó otras actividades además de las fiestas, como arrojar baldazos de agua desde los balcones o vaciar huevos para después rellenarlos con agua y arrojarlos. Durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas se quemaba un muñeco de paja en cada barrio de los esclavos negros, donde los tambores junto con la samba eran los protagonistas.

En la segunda mitad del siglo XIX surgieron las comparsas, los corsos, las murgas y los desfiles de carruajes. Los festejos fueron eliminados en 1976 y en 1984 se reanudaron. Desde 2011, a partir del decreto Nº 1585/2010, se estableció que los lunes y martes de Carnaval serían feriados nacionales.

 

Carnavales argentinos

 

En nuestro país existen muchas formas de festejarlo, de acuerdo con el lugar, las tradiciones y las creencias de sus habitantes.

 

La Chaya, en La Rioja. Sus festejos se realizan en torno de una leyenda y de una ceremonia diaguita en la que se le agradece a la Pachamama por sus frutos.

 

Corrientes, Capital Nacional del Carnaval. Sus carnavales se caracterizan por no utilizar carrozas. Los protagonistas son los desfiles, las comparsas y agrupaciones musicales.

 

Quebrada de Humahuaca, en Jujuy. Tuvo su origen hace, aproximadamente, cinco siglos. Los pueblos originarios adaptaron las fiestas traídas por los españoles y le sumaron varios de sus ritos a la Pachamama.

 

Gualeguaychú, en Entre Ríos. Los desfiles se realizan en el corsódromo, con una capacidad para 40 mil personas.

 

Salta. Las comparsas se reúnen y se cava un pozo, donde se guarda vino, chicha, cerveza, jugos y aloja y luego se lo adorna. El “desentierro” del Carnaval se realiza al compás de las coplas y, a medida que las bebidas se van desenterrando, se abren para ser convidadas entre los participantes, hasta que llega el Pujllay, que representa el Carnaval y, con él, comienzan los bailes y los festejos.

 

11 de febrero del 2018
Categoría: Noticias
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook