BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

¡Dientes sanos, siempre!

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Las enfermedades bucodentales pueden prevenirse con hábitos higiénicos y alimenticios que favorezcan una dentadura saludable.

 

Los dientes cumplen funciones fundamentales, como masticar, triturar, moler y ayudar el habla. Un adulto cuenta con 32 dientes, 16 en cada maxilar, divididos en 4 incisivos, 2 caninos, 4 premolares y 6 molares y sus funciones son muy importantes para tu desarrollo.

 

Un trabajo en equipo

 

Según su forma y función, existen cuatro tipos de dientes:

 

 

Los incisivos (8). Son los dientes anteriores con bordes afilados. Poseen una corona cónica y una raíz. Los incisivos superiores son más grandes que los inferiores. Sirven para cortar los alimentos en porciones más pequeñas, como las de las frutas y verduras.

Los caninos (4). Tienen bordes cortantes con dos vertientes y forma de cúspide puntiaguda. Tienen la función de desgarrar los alimentos fibrosos como la carne, ya que su vértice agudo penetra en los alimentos y permite retenerlos para desgarrarlos.

Los premolares (8). Poseen dos cúspides puntiagudas y les permite participar con los caninos para desgarrar los alimentos junto con los molares en su trituración.

Los molares (12). Son dientes con más de una raíz y de mayor tamaño con cúspides anchas. Su corona puede tener cuatro o cinco prominencias y dos, tres o cuatro raíces. Tienen la función de moler los alimentos para formar una masa que sea de consistencia y tamaño suficientes para poder deglutirlos.

 

Estructura de un diente

 

 

 

10 tips para tener la mejor dentadura

 

¿Para qué necesitamos los dientes?

 

 

- Para comer. Se puede masticar y digerir mejor la comida si la dentadura está completa.

- Para hablar. La lengua y los labios tocan los dientes para hacer sonidos y permitirnos emitirlos y comunicarnos.

- Para la buena salud. Las infecciones pueden llegar a otras partes del cuerpo y causar enfermedades. Lucir una buena dentadura es señal de un aspecto saludable.

 

El cepillo, la mejor herramienta

 

Es conveniente usar cepillo de cabezal pequeño, con fibras suaves de puntas redondeadas y mangos rectos. También es importante cambiarlo cada tres meses. No se puede compartir ya que es, solo, de uso personal.

 

Una buena técnica

 

 

Comenzá por el sector superior ubicando el cepillo entre el diente y la encía, realizando movimientos desde atrás hacia adelante, suaves y cortos. Seguí con las caras masticantes y continuá por dentro de los dientes, manteniendo siempre la misma ubicación del cepillo. Repetí la técnica en el maxilar inferior y no olvidés cepillar la lengua y usar hilo dental todos los días.

 

Caries y gingivitis

 

Son las enfermedades bucodentales más comunes y pueden prevenirse mediante el correcto cepillado y modificando hábitos alimenticios.

 

¡Cuidado con los dulces!

 

 

Es importante evitar el excesivo consumo de caramelos, bebidas gaseosas, helados y golosinas en general. Cuanto mayor sea su ingesta, las bacterias presentes en la boca se juntarán con el azúcar para causar la caries.

 

Control por parte de los padres

 

 

El tratamiento temprano de los dientes de leche es muy importante, ya que éstos deben permanecer en su sitio y mantener el espacio para el diente permanente. La primera consulta se debe realizar con la erupción de los primeros dientes y, cuando llegue el momento de acudir al dentista, los padres deben esforzarse por transmitir a su hijo confianza y seguridad.

 

El flúor

 

El flúor es la medida más eficaz contra la caries, junto con un adecuado cepillado. Evita que se acumulen infecciones sobre la superficie del esmalte, aumentando la resistencia al ataque ácido producido por las bacterias. Se puede usar en crema dental, en enjuagues bucales y en gel.

 

La ortodoncia

 

 

Corrige la posición de los dientes para mejorar la estética, la masticación y la función. El tiempo promedio son 18 meses y cuando culmina, se coloca la retención para mantener los resultados conseguidos porque aún no son completamente estables hasta que los huesos, encías y músculos se adapten al cambio.

 

En la escuela, ¡merienda saludable!

 

 

Las frutas contienen azúcar natural, son fibrosas y llenas de vitaminas que ayudan a fortalecer los dientes y las encías. Para que se forme una caries debe haber un medio bucal susceptible, presencia de microorganismos e hidratos de carbono. De esta manera se generan ácidos que destruyen el esmalte dental. Si controlás la cantidad de ingesta de hidratos de carbono, evitarás que en tu boca se generen ácidos, previniendo la formación de caries, inflamación de las encías y mal aliento.

 

¡Prevención, ante todo!

 

 

Las medidas de prevención más importantes son una alimentación saludable, el cepillado después de cada comida, desde que sale el primer diente a los 6 meses, la consulta al odontólogo dos veces por año, sobre todo en el embarazo y el uso de flúor, que provoca un aumento notable de la resistencia de los dientes a las caries.

 

El 3 de octubre es el Día de Odontólogo en conmemoración de una reunión organizada en Santiago de Chile (1917), de la que participaron profesionales independientes e instituciones de veinte países, los cuales conformaron la Federación Odontológica Latinoamericana (FOLA), razón por la que se instituyó la fecha recordatoria de la profesión. El término “odontología” deriva del griego “odonto” que se traduce como “diente”. Por su parte, la palabra “dentista” proviene del latín “dents” que significa, también, “diente”.

 

 

 

 

 

 

Asesoramiento: Dra. Gabriela Sastron

Odontóloga y Especialista en Ortodoncia y Ortopedia Maxilar Secretaria de Graduados Universidad Nacional de Cuyo

01 de octubre del 2017
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook