BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Golpe de calor: Prevención y cuidados

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Si bien sus síntomas pueden pasar desapercibidos o atribuidos a otra causa, lo mejor es conocerlos, ya que las consecuencias pueden ser graves, en especial para los bebés, niños y ancianos.

 

En verano sube la temperatura y las probabilidades de tener un golpe de calor aumentan. La prolongada exposición al sol o el hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación hacen que nuestra temperatura corporal se incremente al punto que perdemos agua y sales esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Cuando esto nos ocurre nuestro cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como, por ejemplo, la sudoración y, entonces, se produce un aumento de la temperatura corporal. Esta manifestación puede presentarse en el momento o después de varios días de alta temperatura y, a veces, puede pasar desapercibida o atribuirse a otra causa.

 

Síntomas

 

 

- Sed intensa y sequedad en la boca

- Temperatura corporal mayor a 39º C (medida en la axila)

- Sudoración excesiva y sensación de calor sofocante

- Piel seca

- Sentir agotamiento, cansancio o debilidad

- Sufrir mareos o desmayo

- Sentir vértigo

- Tener calambres musculares

- Agitarse

- Dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos

- Dolores de cabeza (puede ser la sensación de latido o de opresión)

- Tener un estado de confusión, desorientación, delirio y, en casos más extremos, sufrir convulsiones o coma

 

Afectados

 

 

Todas las personas puede ser víctimas, pero existe un grupo que es más sensible a padecerlo:

 

- Bebés y niños menores de 4 años

- Bebés que tienen fiebre por otras causas, o diarrea (ya que produce deshidratación)

- Personas con afecciones cardíacas, renales o neurológicas

- Niños obesos o desnutridos

- Personas que tienen la piel muy dañada por el sol

- Personas mayores

 

¡Es importante actuar rápidamente!

 

 

En primer lugar, se debe intentar bajar la temperatura del cuerpo de la persona afectada con hielo o con un baño en agua helada. Además, es importante ofrecerle a la persona agua fresca (o incluso agua con una cucharadita de sal) para beber, trasladarla a un lugar fresco y ventilado, no administrarle medicamentos antifebriles y no friccionar su piel con alcohol.

 

La prevención es clave

 

 

Existen ciertas medidas que nos ayudarán a evitar un golpe de calor:

 

- Beber muchos líquidos aunque no se sienta sed. Es recomendable tomar, al menos, 2 litros diarios.

- Vestir con ropa ligera, clara y de algodón que permita la transpiración. Las fibras acrílicas la dificultan y retienen más calor.

- Ingerir comida ligera y fresca. Lo ideal son alimentos vegetales naturales crudos (ensaladas, frutas y verduras).

- Evitar permanecer en vehículos estacionados o cerrados.

- Si permanecemos en casa, mantener el interior fresco y bien ventilado. Los ventiladores de techo son una buena opción para controlar la temperatura ambiental.

- En la playa o la pileta, mojarse la cabeza con regularidad.

- El protector solar cuida la piel pero no previene el golpe de calor.

 

Las mascotas también lo sufren

 

 

Las mascotas padecen el calor. Un ejemplo es cuando permanecen durante un largo tiempo dentro de un auto estacionado, aún cuando las ventanas están parcialmente bajas o el vehículo está en la sombra, o la temperatura exterior parece relativamente moderada.

La temperatura interna del cuerpo del animal aumenta rápidamente y se puede generar una insuficiencia en sus órganos. Dado que los perros y gatos no sudan de la manera que lo hacen los humanos (excepto por las almohadillas de las patas y la nariz) no pueden utilizar esto como un método para bajar la temperatura del cuerpo. Los signos de estrés por calor son los jadeos, la saliva en exceso, debilidad, membranas rojas brillantes en la boca, lengua y ojos, vómitos y diarrea y fallas en sus órganos.

Si tu mascota presenta estos síntomas, ofrecele mucha agua, incluso con cubos de hielo, cuando las temperaturas pasen los 25 grados y colocale toallas mojadas con agua fría para bajar su temperatura corporal. Si tiene pelo largo, puede beneficiarse con un corte durante estos meses.

14 de enero del 2018
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook