BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Los sentidos: Puentes que nos conectan con el mundo

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Los cinco sentidos nos sirven para conocer y relacionarnos con nuestro entorno. Sus órganos captan impresiones que son transmitidas al cerebro, el encargado de convertirlas en diferentes sensaciones.

 

Los sentidos nos permiten conocer nuestro entorno ya que, permanentemente, nos proporcionan información de lo que sucede a nuestro alrededor. Esta información llega a los órganos de los sentidos como estímulos, que son procesados y analizados por el cerebro, y es éste quién elabora una respuesta.

 

 

La vista

 

Es el sentido que nos permite ver. Con los ojos percibimos la forma y el tamaño de los objetos y también a qué distancia se encuentran de nosotros. Su órgano es el ojo, encargado de detectar la luz y de enviarla al cerebro, y los receptores se encuentran en la retina. En el cerebro se interpretan y reconocen los objetos y todo lo que nos rodea.

Los receptores, conos y bastones, tienen funciones específicas. Los conos se encargan de la visión durante el día y dan la sensación de color, mientras que los bastones intervienen en la visión nocturna.

 

 

Cada uno de los ojos tiene 130 millones de células fotosensibles en una zona del tamaño de un sello postal. En la retina de cada ojo tenemos más de 5 millones de conos para ver los colores.

El ojo parpadea de 10 a 24 veces por minuto, es decir, 415 millones de veces en la vida y cada uno de los globos oculares pesa unos 28 gramos y está lleno de agua.

 

El olfato

 

Es un sentido por el cual se perciben los olores a través de la nariz, por medio de sus mucosas. Luego van al cerebro, quien nos dice a qué huele algo.

 

 

En la nariz hay 1000 tipos distintos de receptores del mal olor.

 

El oído

 

El órgano que nos permite escuchar es el oído, que se encuentra al interior de las orejas y de nuestra cabeza y se divide en tres secciones: oído externo o pabellón de la oreja, oído medio y oído interno. En los oídos se encuentran los receptores auditivos, que tienen la capacidad de transformar las ondas sonoras en impulsos nerviosos y llegan al cerebro a través del nervio auditivo. El sonido es producido por el movimiento vibratorio de un cuerpo o fuente sonora.

 

 

Los oídos son capaces de distinguir dos sonidos que sólo estén separados por una diezmillonésima de segundo.

 

El gusto

 

Es el sentido que nos permite reconocer los sabores de los alimentos por medio de las papilas gustativas, pequeños bultos que se encuentran en la base de la lengua. Una vez detectado el sabor de un alimento, los receptores transmiten impulsos nerviosos a través de los nervios gustativos hacia el cerebro, donde se procesa esta información.

La sensación que un alimento produce en el sentido del gusto se llama sabor. Los alimentos pueden ser dulces o salados, ácidos o amargos.

 

 

La lengua tiene 8000 papilas gustativas.

 

El tacto

 

Es el sentido que nos sirve para sentir las cosas que tocamos. Este sentido se encuentra en cada milímetro de nuestra piel, donde hay diferentes receptores sensibles a la temperatura, la presión y la textura.

 

 

Los dedos son muy sensibles y sienten el movimiento de un objeto que se mueva una milésima parte de milímetro. En la piel hay 200 mil receptores del frío y el calor, 500 mil de la presión y el tacto y casi 3 millones de receptores del dolor.

06 de agosto del 2017
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook