BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

21 de Setiembre: Día de la Primavera y de los Estudiantes

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

En Argentina, hace más de un siglo que coinciden estas celebraciones, una de ellas vinculada a Domingo Faustino Sarmiento.

 

 

El nombre de esta estación se debe al “primer verdor”, momento del año en que comienzan a florecer las plantas y aparecen las primeras hojas en los árboles. La Primavera se caracteriza por un aumento gradual de las temperaturas y de las horas de luz. Verano, Otoño, Invierno y Primavera son las estaciones del año que se producen porque nuestro planeta gira en torno del Sol, lo que hace que una parte siempre esté más cerca de él y, por lo tanto, reciba más calor. A este movimiento se le llama traslación. La Primavera, en las regiones ecuatoriales, es casi imperceptible, ya que, en general, existen dos estaciones: una que es húmeda y, la otra, seca. Mientras, en las zonas árticas y antárticas es una estación muy efímera. Las zonas que más disfrutan de esta estación son los hemisferios Norte, durante los meses de marzo, abril y mayo y, el hemisferio Sur, en setiembre, octubre y noviembre.

 

Tres leyendas

 

"Alegoría del la Primavera", de Sandro Botticelli y "Primavera en la Boca", de Benito Quinquela Martín

 

La llegada de esta estación siempre fue motivo de alegría, inspiración artística y fiestas tradicionales ya que, en esta época, quienes trabajaban la tierra podían cosechar los frutos del año y volver a sembrar. Ya sea porque los conocimientos de astronomía eran escasos en la antigüedad o porque los pueblos buscaban buenas historias para contar, la Primavera ha inspirado muchas leyendas.

 

Démeter, color y alegría

 

 

Una de las más antiguas es la griega. El poeta Homero contaba que en el sureste de Europa hubo un tiempo en el que reinaba la eterna primavera. La hierba siempre era verde y espesa y las flores nunca se marchitaban. No existía el invierno, ni la tierra infértil, ni el hambre.

Quien causaba tanta maravilla era Démeter, la cuarta esposa de Zeus, madre de la hermosa joven Perséfone. Un día, el terrible Hades la raptó para llevarla al Inframundo, su territorio. Démeter, al no encontrar a su hija, fue presa de una gran tristeza. La tierra quedó desolada y sin ningún fruto. Ante este desastre, Zeus pudo llegar a un acuerdo con Hades, en el que Perséfone pasaría una parte del año con él y, la otra parte, con su madre.

Así, cuando Perséfone regresa con su madre, Démeter muestra su alegría haciendo reverdecer la tierra, con flores y frutos. Cuando la joven parte al Inframundo, el descontento de Démeter se demuestra en la tristeza del otoño y el invierno. De esta manera explicaban los griegos la sucesión de las estaciones.

 

Sumac, el príncipe inca

 

 

La Tierra vivía bajo el peso constante del invierno. Sucedió que un aguerrido príncipe inca llamado Sumac decidió luchar contra la naturaleza e invocar a Inti, el dios Sol, para recibir su calor.

Acompañado por hábiles expedicionarios, se dirigió a la cima de las montañas. Durante el peligroso trayecto, muchos de ellos quedaron atrás, pero Sumac no conocía ni el miedo ni el cansancio y siguió trepando por las cornisas estrechas y congeladas hasta llegar al pico más alto de la montaña.

Con los brazos extendidos invocó a Inti. Las nubes se deslizaron y permitieron que sus rayos despertaran los brotes de la tierra. La nieve derretida comenzó a caer por las laderas hasta llegar a los valles, y éstos, humedecidos, se llenaron de frutos.

Había nacido la Primavera. Desde entonces, aparece una vez por año entre los hombres para despertar a Inti de su sueño invernal.

 

Primavera en China

 

 

La celebración de su llegada coincide con el Año Nuevo y se remonta a una antigua leyenda sobre una criatura llamada Nian, que vivía en la profundidad del mar y salía de allí sólo una vez al año para buscar comida en una aldea cercana, aterrorizando a la población que huía hacía las montañas. Un día llegó un anciano que convenció al pueblo de combatir al monstruo.

Cuando Nian salió esa noche de las profundidades marinas, se impresionó cuando vio los faroles rojos que iluminaban la aldea y las tiras de papel rojo colgadas en las puertas de las casas. Para profundizar su susto, cuando Nian quiso entrar en una de ellas, se oyó una explosión de fuegos artificiales que lo hizo huir.

Así, los aldeanos comprendieron que el anciano, con su sabiduría, había alejado a Nian y, a partir de entonces, todos los años, en China, se cuelgan cintas y faroles rojos y se arrojan fuegos artificiales para celebrar la llegada de la Primavera y espantar a Nian.

 

Día de los Estudiantes

 

"Atardeceres de neón y paisajes en tecnicolor", de Grant Haffner

 

El 21 de setiembre también es Día de los Estudiantes. Se eligió en homenaje a Domingo Faustino Sarmiento ya que, ese mismo día, pero de 1888, llegaron sus restos a Buenos Aires, procedentes de Asunción.

Cuatro años después, en 1902, Salvador Debenedetti (18), presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, propuso que se lo homenajeara con una celebración. Los primeros festejos consistieron en actos estudiantiles en los que se remarcaba su legado. Con el paso de los años, trascendió el ámbito académico y, hoy, es costumbre que todos los compañeros de la escuela se reúnan en un picnic para pasar el día en un espacio abierto.

Este año será diferente y el Día de los Estudiantes estará marcado por el cuidado que deberemos tener, como prevención, debido al tiempo de pandemia que estamos atravesando. ¡Feliz Día a todos los Estudiantes!

 

19 de septiembre del 2020
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas