BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

25 de Mayo de 1810: Primer Gobierno Patrio

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

La Semana de Mayo marcó el inicio del proceso independentista que se concretó seis años después, el 9 de julio de 1816.

 

El 14 de mayo de 1810 llegó a Buenos Aires la fragata inglesa Mistletoe trayendo periódicos que confirmaban los rumores que circulaban, intensamente, en Buenos Aires. La Junta Central de Sevilla, último bastión del poder español, había caído en manos de Napoleón Bonaparte.

 

Una semana decisiva

 

18 de mayo

 

Napoleón Bonaparte, Fernando VII y Baltasar Hidalgo de Cisneros

 

El virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros pidió al pueblo del Virreinato del Río de la Plata que no traicionara a la Corona y se mantuviera fiel a España, invadida por los franceses. Su situación era muy complicada, ya que la Junta que lo había nombrado virrey había desaparecido y su mandato quedaba cuestionado. Esto aceleró las condiciones favorables para la acción de los patriotas que se venían reuniendo desde hacía tiempo, en forma secreta, en la jabonería de Hipólito Vieytes. La noche del 18, los jóvenes revolucionarios se reunieron en la casa de Nicolás Rodríguez Peña y decidieron exigirle al virrey la convocatoria a un Cabildo Abierto para tratar la situación en que quedaba el virreinato después de lo sucedido en España. El grupo encargó a Juan José Castelli y a Martín Rodríguez que se entrevistaran con el virrey Cisneros.

 

19 de mayo

 

Cornelio Saavedra, Manuel Belgrano y Juan José Castelli

 

Cornelio Saavedra y Manuel Belgrano le pidieron al alcalde Juan de Lezica y Alquiza la convocatoria a un Cabildo Abierto. Por su parte, Juan José Castelli lo hizo ante el síndico Julián de Leiva. Todos estaban convencidos de que, si no era autorizado, sería el pueblo mismo el que lo exigiría.

 

20 de mayo

 

25 de mayo de 1810, obra de Léonie Matthis.

 

Juan José Castelli y Martín Rodríguez intimaron a Cisneros a cesar en el mando. El virrey reunió a los jefes militares y les pidió su apoyo ante una posible rebelión, pero todos se negaron a brindárselo. Castelli y Rodríguez insistieron con el pedido de un Cabildo Abierto y Cisneros dijo que eso era una insolencia y un atrevimiento. Rodríguez le advirtió que tenía cinco minutos para decidir y Cisneros le contestó: “Ya que el pueblo no me quiere y el ejército me abandona, hagan ustedes lo que quieran”. Se convocó, entonces, al Cabildo para el 22 de mayo.

 

21 de mayo

 

Domingo French y Antonio Luis Beruti

 

A las nueve de la mañana se reunió el Cabildo para tratar los temas de la ciudad. A los pocos minutos, los cabildantes interrumpieron su trabajo ya que la Plaza de la Victoria estaba ocupada por unos 600 hombres encabezados por Domingo French y Antonio Luis Beruti, agrupados bajo el nombre de la “Legión Infernal”, que pedían que se concretara la convocatoria al Cabildo Abierto. Los cabildantes accedieron al pedido de la multitud. El síndico Julián de Leiva salió al balcón y anunció, formalmente, el Cabildo Abierto para el día siguiente.

 

22 de mayo

 

El Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810, óleo de Pedro Subercaseaux

 

Tras largos discursos y extensas discusiones, las autoridades del Cabildo decidieron que era tiempo de que el virrey abandonara el poder, aunque no se ponían de acuerdo en quién lo debía asumir y por qué medios. Castelli propuso que fuera el pueblo, a través del voto, quien eligiese una junta de gobierno, mientras que el jefe de los Patricios, Cornelio Saavedra, era partidario de que el nuevo gobierno fuera organizado directamente por el Cabildo. El problema radicaba en que los miembros del Cabildo, muchos de ellos españoles, seguían apoyando al virrey. La votación de los asistentes definió la destitución de Cisneros por 155 votos contra 69.

 

23 de mayo

 

El Cabildo pintado por Carlos Enrique Pellegrini (1829).

 

El Cabildo formó una Junta de Gobierno teniendo a Cisneros como presidente, decisión que no fue bien recibida.

 

24 de mayo

 

 

La bronca crecía e indignaba al pueblo, que no comprendía por qué, desde el Cabildo, Cisneros estaba, nuevamente, al frente del gobierno. Esto provocó la reacción de las milicias y el pueblo. La protesta logró la renuncia de todos los miembros de la Junta, que quedó disuelta. Se convocó, nuevamente, al Cabildo, para la mañana siguiente.

 

25 de mayo

 

El pueblo frente al Cabildo de Buenos Aires. 25 de Mayo de 1810, óleo de Luis Sánchez de la Peña.

 

Los criollos, reunidos en la Plaza Mayor, esperaron las novedades. Grupos de vecinos y milicianos encabezados por Domingo French y Antonio Beruti se reunieron frente al cabildo a la espera de definiciones. Los cabildantes reconocieron la autoridad de la Junta Revolucionaria y formaron, de esta manera, el Primer Gobierno Patrio. El presidente fue Cornelio Saavedra, Mariano Moreno y Juan José Paso, sus secretarios. Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Juan Larrea y Domingo Matheu fueron designados vocales. Saavedra fue el encargado de hablar a la multitud fervorosa de la plaza y de anunciar la novedad que marcaría el inicio del camino hacia la independencia. Comenzaba una nueva etapa de nuestra historia.

 

Medalla de los hombres de la "Primera Junta" acuñada en ocasión de los festejos del Primer Centenario de la Revolución de Mayo (1810-1910).

 

Museo Histórico Nacional del Cabildo y la Revolución de Mayo

 

Los cabildos fueron una de las instituciones más importantes del período colonial en Hispanoamérica. Se ocupaban de la justicia, la administración, la policía, el abastecimiento y la organización de las ciudades y las áreas rurales que las rodeaban. De acuerdo con las Leyes de Indias, la presencia de un cabildo era la condición jurídica para que existiera una ciudad. El de Buenos Aires fue creado en el momento de la fundación (1580). Los virreyes, los gobernadores, los miembros de la Audiencia y otros funcionarios importantes eran nombrados desde España. En cambio, los miembros del Cabildo representaban a los habitantes de Buenos Aires, aunque solo los vecinos (los conquistadores y sus descendientes, con casa en la ciudad) tenían derecho a integrarlo.

 

El Cabildo en el tiempo: 1852 (primer daguerrotipo de su construcción original), 1861 (con un nuevo reloj importado de Inglaterra), 1880 (cuando se transformó en Palacio de Justicia) y 1945 (nuevo edificio reconstruido, ya que, el anterior fue casi enteramente demolido).

 

El Museo ocupa el edificio del siglo XVIII donde funcionaba el Cabildo de la Ciudad de la Trinidad y Puerto de Santa María de los Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata. El 17 de noviembre de 1939 se abrió al público por primera vez, habilitándose sólo las salas de la planta alta. Se construyó entre 1725 y 1776. Tras una larga serie de reformas, fue restaurado en 1939/1940 conservándose el recinto donde juró la Junta Provisional Gubernativa y parte de la galería donde se reunió el Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810. Su patrimonio está conformado por el propio edificio y por las colecciones integradas por documentos, pinturas y objetos de los siglos XVII al XX. Está ubicado en la calle Bolívar 65 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

Salas del Museo Histórico Nacional del Cabildo y la Revolución de Mayo, en Buenos Aires.

 

Consecuencias de la Revolución

 

Una de las consecuencias más importantes de la Revolución de Mayo fue el cambio de la relación entre el pueblo y los gobernantes. El concepto del “bien común” dio paso al de la “soberanía popular” que sostenía que, en ausencia de las autoridades legítimas, el pueblo tenía derecho a designar a sus propios gobernantes.

 

La Junta fundó un periódico, la "Gazeta de Buenos Ayres", para comunicar su obra de gobierno y sus ideas, editado por Mariano Moreno.

 

Otra consecuencia fue la disgregación de los territorios que correspondían al Virreinato del Río de la Plata en varios territorios diferentes. La mayor parte de las ciudades que lo componían tenían poblaciones, producciones, mentalidades, contextos e intereses distintos entre sí y se mantenían unidos gracias a la autoridad del gobierno español. Al desaparecer el virreinato, Montevideo, Paraguay y el Alto Perú comenzaron a distanciarse de Buenos Aires.

21 de mayo del 2022
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas