BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

29 de Agosto: Día del Árbol

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Los árboles aportan humedad y oxígeno al ambiente, reducen el dióxido de carbono y el ruido en las ciudades y dan sombra, evitando el calentamiento del suelo.

 

Un día para celebrar

 

Suecia fue el primer país, en 1840 en celebrar el Día del Árbol, con el objetivo de tomar conciencia de la importancia que tienen los recursos forestales, del cuidado que se les debe brindar y la necesidad de conocerlos. Años más tarde, muchos suecos emigraron a Estados Unidos y llevaron esta valiosa herencia cultural, cuyo ejemplo sirvió para que, en 1872, también allí se instituyera el Día del Árbol. A partir de esta idea, otros países del continente y del mundo comenzaron a establecerlo.

 

Domingo Faustino Sarmiento y Estanislao Zeballos, impulsores de la actividad forestal

 

En Argentina, el principal impulsor de la actividad forestal fue Domingo Faustino Sarmiento, presidente de la Nación entre 1868 y 1874. El Día del Árbol fue instituido en 1900 por iniciativa de Estanislao Zeballos desde el Consejo Nacional de Educación, con el objetivo de concientizar sobre la necesidad de proteger las superficies arboladas y plantar árboles, frenar los efectos del cambio climático y la tala indiscriminada.

 

Algunos árboles declarados históricos en la Argentina son la Higuera de Doña Paula Albarracín (San Juan), el aguaribay plantado por Sarmiento en la Quinta Pueyrredón (San Isidro, Buenos Aires) y el aromo del perdón de Manuelita Rosas (Buenos Aires).

 

10 datos curiosos

 

Los anillos de sus troncos revelan más que su edad. Ellos pueden mostrarnos signos de cambios ambientales como erupciones volcánicas o aumentos en la contaminación, que podemos relacionar con la edad de cada árbol para identificar ciertos acontecimientos en una época específica.

 

 

Ningún otro organismo vive tanto como un árbol. Son los organismos más antiguos sobre la tierra y los que más viven.

Son controladores naturales de temperatura. Además de dar sombra y permitir menores temperaturas debajo de ella (bajo la sombra la temperatura puede disminuir casi 10º C), los árboles ayudan a disminuir las temperaturas extremas absorbiendo la radiación solar.

 

 

Contienen ADN. Cada árbol tiene una huella genética única al igual que los humanos.

Muchos medicamentos provienen de los árboles. Muchos se han producido a partir de diferentes compuestos presentes en ellos y en otras plantas. Uno de los ejemplos más conocidos es la aspirina, que se originó de la corteza del sauce blanco.

 

 

Viven, literalmente, de aire. Los árboles absorben el 90 por ciento de los nutrientes que necesitan de la atmosfera y, solo el 10 por ciento, del suelo.

Absorben el dióxido de carbono presente en la tierra. De este modo, reducen los gases de efecto invernadero que producen el aumento de la temperatura global.

 

 

Son el hogar de más del 80 por ciento de la biodiversidad mundial. En especial las especies de árboles nativas son hábitat para una gran variedad de fauna.

Previenen inundaciones. Recogen y almacenan el agua de lluvia evitando desbordamientos en los niveles de agua. Los suelos sin ninguna cobertura vegetal absorben 18 veces menos que un suelo cubierto de árboles.

 

 

Bloquean el ruido. Las hojas y ramas de los árboles absorben y desvían las ondas sonoras, son aislantes naturales que atenúan el sonido.

 

Un parque modelo

 

Lago del Parque General San Martín

 

En nuestra provincia, el Parque General San Martín fue diseñado por el urbanista francés Carlos Thays y proveyó a la ciudad abundante oxígeno a través de sus corredores que conducían las corrientes de aire. Se implementó un plan de forestación integral urbana y sus alrededores que finalizó en 1923 y suministró a Mendoza el 80 por ciento del arbolado público hoy existente.

 

Especies de valor excepcional

 

En Argentina, según datos de Parques Nacionales, dentro de nuestras áreas protegidas se conservan especies de valor excepcional como la del Alerce, la segunda especie viviente más longeva del mundo. Esta característica y la belleza del paisaje natural en el que habita le dieron al Parque Nacional Los Alerces la distinción de Sitio de Patrimonio Mundial, otorgada por la Unesco. El parque, ubicado en Chubut, alberga un bosque milenario con ejemplares que alcanzan los 2600 años de existencia.

 

Alerces en el Parque Nacional Los Alerces

 

Otra de las especies destacadas en la región patagónica es el pehuén. Esta conífera es considerada un fósil viviente y puebla los bosques del Parque Nacional Lanín, en Neuquén. Puede superar los 1300 años y medir cincuenta metros de altura.

 

Bosque de pehuenes en el Parque Nacional Lanín

 

El Quebracho colorado chaqueño es el Árbol Forestal argentino. Ubicado en el norte de nuestro país, es una especie que se conserva en los Parques Nacionales Río Pilcomayo, Mburucuyá, Chaco, El Impenetrable y la Reserva Natural Educativa Colonia Benítez. De madera resistente y corteza agrietada, supera los veinte metros de altura.

 

Quebracho colorado chaqueño

 

El algarrobo dulce es un árbol endémico de Mendoza. Llega a medir hasta 8 metros de altura, es espinoso y de copa muy amplia. Su fruto es la algarroba, una vaina carnosa muy dulce utilizada para elaborar patay y bebidas como la añapa y la aloja. Su madera es muy utilizada para postes, carbón y muebles. Tiene una gran importancia en el ecosistema y cumple distintas funciones como refugio de vida silvestre, aporte de nutrientes al suelo (nitrógeno), sombra para ganado y por sus interacciones con otras especies.

 

El Algarrobo dulce es nuestro árbol provincial y se encuentra protegido en la Reserva Natural Bosques Telteca.

 

Cuidarlos es cuidarnos a nosotros mismos

 

 

Los árboles y bosques nativos son esenciales para preservar la vida humana y de distintas especies. En Argentina está vigente la Ley Nº 26.331 de Bosques Nativos, una herramienta imprescindible para planificar el uso de estos ecosistemas permitiendo equilibrar producción y conservación de la naturaleza. Esta ley modificó el escenario nacional de protección de bosques nativos y puso en valor la importancia de la conservación de estos ecosistemas.

El 60 por ciento de los bosques nativos argentinos se encuentra en la región chaqueña. El Gran Chaco es la ecorregión boscosa más grande de Latinoamérica después del Amazonas y ocupa también parte de Paraguay y Bolivia. Su riqueza e importancia radican tanto en su biodiversidad, su potencial productivo y las culturas que lo habitan como en los servicios ecosistémicos que los bosques proveen a las poblaciones locales y del país.

 

 

El avance de la deforestación y conversión de los ambientes naturales para las actividades humanas ocasiona graves consecuencias sociales, ambientales y económicas, muchas veces, irreversibles. Es necesario frenar la deforestación ya que, mientras continúe, seguiremos perdiendo árboles, bosques, culturas, biodiversidad, servicios ambientales y oportunidades de un real desarrollo sustentable.

28 de agosto del 2021
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas