BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Alimentación saludable en verano

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Una buena alimentación supone una equilibrada incorporación de nutrientes en nuestro organismo, que debe complementarse con actividad física.

 

Verduras y frutas, las estrellas del verano

 

 

Las verduras y frutas aportan fibras que actúan como una especie de escoba que barre nuestro cuerpo por dentro, elimina las impurezas y sustancias tóxicas y ayuda a nuestro intestino a funcionar correctamente. Además, nos aportan vitaminas y minerales que, entre otras funciones, aumentan las defensas y luchan contra los virus, colaborando en la prevención de enfermedades.

Comer entre 4 y 5 raciones de verduras y frutas por día y elegir distintos colores asegura consumir todas las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para su correcto funcionamiento.

 

Pescado inteligente

 

 

El pescado aporta muchas proteínas que ayudan a formar músculos. Contiene minerales como calcio (que fortalece los huesos), fósforo (que alimenta al cerebro), hierro (que nos sirve para tener más fuerza), y ácidos grasos omega-3 (necesarios para el desarrollo cerebral y ocular). Existen pescados de mar o agua salada (atún, caballa, merluza, sardinas, entre otros) y de río o agua dulce (como la trucha) que son ideales para consumir.

 

Supernutrientes

 

Nuestro cuerpo toma los nutrientes de los alimentos y los aprovecha para que podamos crecer, estudiar y jugar.

 

 

Los hidratos de carbono nos proporcionan energía y se encuentran en cereales y legumbres. Su consumo debe ser medido ya que, de lo contrario, se acumulan en el cuerpo en forma de grasa o lípidos.

 

 

Las proteínas ayudan a crecer, reparar y formar los tejidos del cuerpo, entre ellos, los músculos. Se encuentran en legumbres, carnes, leche, queso, yogur y clara de huevo.

 

 

Vitaminas y minerales nos ayudan a prevenir enfermedades. Las vitaminas son muy importantes para un buen desarrollo y crecimiento. Existen diferentes clases y cada una de ellas posee una función determinada. La vitamina A ayuda a cuidar la piel y mejora la visión nocturna. Se encuentra en frutas y verduras anaranjadas como zapallo y zanahoria. La vitamina B ayuda a que todas las funciones del cuerpo sean más rápidas y mejores. La obtenemos de cereales, legumbres y carnes, entre otras. La vitamina C aumenta las defensas de nuestro cuerpo y la encontramos en naranjas, mandarinas, pomelos y kiwis. La vitamina D ayuda al calcio a fortalecer los huesos. Está en la yema de huevo y en la leche. La vitamina E protege y repara las células evitando el envejecimiento. Se encuentra en aceites, germen de trigo y frutos secos.

Los minerales son necesarios ya que regulan el funcionamiento del organismo. Nuestro cuerpo los obtiene a través del consumo de plantas o de animales que se alimentaron de ellas. Algunos ejemplos son el calcio y fósforo (ayudan en el desarrollo y conservación de los huesos y dientes), el sodio, potasio y calcio (permiten el buen funcionamiento de los músculos), el fósforo y potasio (favorecen las actividades del sistema nervioso) y el hierro (permite el transporte del oxígeno).

 

 

Los lípidos o grasas dan mucha energía. Están en los aceites, carnes y manteca.

 

 

Las fibras realizan la limpieza interior de nuestro organismo y se encuentran en frutas, verduras, granos de cereales enteros y legumbres.

 

 

El agua es indispensable para que el cuerpo funcione con normalidad, ya que mantiene hidratado al organismo, regulando su temperatura y garantizando su buen funcionamiento. Se puede obtener pura o de otras bebidas como, también, de alimentos, frutas y verduras.

 

Consejos

 

 

Para tener una alimentación saludable es recomendable:

 

- Consumir alimentos variados y en la proporción adecuada.

- Preferir los alimentos frescos y naturales.

- Seleccionar alimentos nutritivos para las meriendas.

- Iniciar el día con un buen desayuno, ya que es la comida más importante del día para tener energía.

- Preservar la cadena de frío es necesario durante todo el año, pero en el verano es imprescindible. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de realizar las compras, acortando al máximo el tiempo entre la compra y la llegada a casa.

- Extremar la higiene en la cocina y lavar bien las hortalizas para evitar las intoxicaciones alimentarias y las diarreas.

20 de enero del 2019
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas