BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Calor

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

El calor se propaga de un cuerpo caliente a otro más frío; este principio es usado en innumerables elementos...

EL CALOR EN NUESTRA VIDA

Cuando el hombre primitivo descubrió que podía hacer fuego y llevar a su refugio una forma de cambiar la temperatura de su pequeño ambiente; cuando notó que podía iluminarse en la oscuridad de acuerdo con su voluntad y hasta que podía cocinar alimentos, estaba repitiendo en menor escala el calor natural que le suministraba el Sol, los volcanes y las aguas termales.

Después aprendió que el fuego también le permitía fundir metales para fabricar armas que le facilitaban la caza, la defensa y crear herramientas de trabajo.

Lo que ese hombre no sabía era cómo se producía ese efecto del calor: sólo El Sol, principal fuente de calor natural, nos brinda calor de acuerdo a cómo la Tierra gira sobre sí misma (produciendo el día y la noche) o alrededor de él (produciendo las estaciones). Esos movimientos son los que darán mayor o menor cantidad de calor según sea el lugar del planeta en que se encuentre.

En los  vegetales

Al principio de la temporada de primavera los rayos solares comienzan a hacer sentir su suave calor, éste será el factor determinante para que una semilla germine y para que las yemas de las plantas se transformen en brotes.

Durante la época de mayor exposición solar se realiza la fotosíntesis para fabricar alimento, el que será almacenado de distintas formas, dependiendo de la especie (en las hojas, en los tallos o en las raíces).

Y también ese intenso calor servirá para que los frutos maduren, asegurando así la reproducción de ese vegetal y que las cosechas puedan realizarse adecuadamente.

Cuando el calor se atenúa, las temperaturas disminuyen, comienza la época de pérdida del follaje y la disminución de la actividad vital.

ANIMALES CON RECURSOS

Otro tanto les sucede a los animales, ya que será el calor lo que determinará la época de procreación (o no), el cambio de pelaje, de plumas o el almacenamiento de grasa debajo de la piel para poder sobrevivir a temperaturas extremas.

Pero no todas las especies usan el cambio exterior para aprovechar o defenderse del calor o de la ausencia de éste, el frío.

En el caso de hormigas, abejas, ardillas, entre otros, la época de calor marca la temporada de almacenaje de alimentos los que se aprovecharán cuando haga frío y no existan demasiadas hojas o frutos de los que se puedan alimentar.

Otras especies usan el recurso de la hibernación por la que pueden, cuando comienza a hacer frío, reducir su actividad metabólica al mínimo y entrar en una especie de sueño o letargo que les permite sobrevivir hasta la nueva temporada de calor. Lógicamente el lugar de hibernación suele ser una cueva o lugar resguardado previamente determinado por el animal. Las golondrinas, como algunos otros seres vivos, “escapan” del frío migrando a zonas más cálidas.

Como puede observarse, el calor es un fenómeno físico vital para todos los seres vivos, pero existen algunos de ellos (los reptiles, por ejemplo) que dependen de la temperatura ambiente para determinar su propia temperatura corporal. A éstos se los llama poiquilotermos debido a que no pueden regular la temperatura corporal por sí mismos, es por ello que pasan bastante tiempo tendidos al sol o desarrollan mayor actividad en los horarios de temperaturas más altas. Es que de ese calor depende su propio calor interior.

Como contrapartida de esto, los mamíferos y las aves, entre otros, son homeotermos, ya que pueden regular por sí mismos la temperatura corporal. En estos casos con un poco más de abrigo que les da la piel, la grasa, las plumas o ropa de abrigo, pueden conservar sin mayores dificultades el calor corporal para realizar las funciones vitales con normalidad.

PRESENTE EN LA VIDA DIARIA

Si bien el Sol es una fuente irremplazable de calor, el hombre aprovecha otros recursos de la naturaleza pata obtener calor: combustibles, electricidad, energía atómica, entre otros.

El calor se propaga de un cuerpo caliente a otro más frío; este principio es usado en innumerables elementos de uso cotidiano ya sea con materiales que son buenos conductores del calor o con los que no lo son (aislantes).

Esa propagación se realiza de distintas maneras:

* Por conducción, a través de un cuerpo sólido.

* Por convección, a través de un elemento líquido o gaseoso.

* Por radiación, cuando se recibe la acción directa del objeto que lo emite (el Sol, fuego, estufas).

Además el calor dilata los cuerpos, por lo que existen aplicaciones sencillas (como el termómetro, ya que el material que posee en su interior se dilata, asciende y marca) hasta aplicaciones más complejas (en instrumentos sofisticados).

Si bien las primeras observaciones del ser humano es el cambio de estado de los cuerpos por acción del calor (el vital ciclo del agua, por ejemplo), su aprovechamiento y aplicación es cada día más amplia. Un fenómeno tan simple, sencillo y que acompaña a la vida desde sus orígenes.

 

 

20 de mayo del 2017
Categoría: Enciclotin
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas