BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Cuidado del agua en verano

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

En época de elevadas temperaturas es recomendable considerar diferentes medidas para su uso, ya que todos somos responsables de su preservación.

 

Estamos compuestos por una gran parte de agua, que, a la vez, gastamos y que necesitamos reponer para que nuestro organismo funcione. Para la piel, el cerebro y el cuerpo, el agua nos ofrece muchas posibilidades y es un bien necesario para vivir. La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó, en 2010, una resolución que reconoce al agua potable y al saneamiento básico como un derecho humano esencial para el disfrute de todas las personas.

 

Ventajas de su consumo

 

 

Somos pura agua, y estamos formados por un 60 por ciento de ella, dependiendo de las medidas y condiciones físicas de cada persona. Necesitamos 2,5 litros diarios (en verano, algo más) para que el organismo actúe correctamente y no haya deshidratación. Para ello, es vital beber grandes cantidades al día que, también la podemos obtener de alimentos como las frutas, las verduras y hortalizas.

El agua potable tiene minerales y vitaminas y ayuda al buen funcionamiento de los riñones, además de permitir una buena hidratación general, especialmente en personas con alto riesgo en deshidratarse y en épocas de mucho calor. Beber agua mientras comemos facilita la absorción de los alimentos y ello tiene, como consecuencia, una mejor digestión. Gracias a su poder antioxidante e hidratante, es uno de los compuestos fundamentales en los cosméticos, cremas, jabones y otros productos relacionados con la belleza y la estética, ya que ofrece una profunda acción reparadora.

 

Deportes acuáticos

 

Se practican en todos los lugares donde haya agua. Algunos se desarrollan en lugares cerrados como piletas y, otros, al aire libre, como en ríos, diques, lagos o bien en el mar. Te presentamos algunos de ellos.

 

 

Rafting. En este deporte grupal se realizan descensos en ríos de montaña, turbulentos, con muchos saltos, en bote o raft. Existe una clasificación internacional de los ríos según su nivel de dificultad para navegarlos, que van desde aguas planas, consideradas absolutamente calmas, hasta las que son extremadamente difíciles para navegar.

 

 

Surf. Tiene, como objetivo, que quien lo practique mantenga el equilibrio en una tabla mientras se desliza entre las olas. Es un deporte originario de Hawaii. Los nativos de la zona pescaban surfeando ya que, de esa manera, utilizaban las olas para trasladarse en el mismo mar, o para llegar a la orilla.

 

 

Remo. Consiste en carreras donde los deportistas impulsan embarcaciones mediante la fuerza de remeros, que pueden contar, en algunas competencias, con uno o dos remos. Las carreras suelen realizarse en lagos y lagunas.

 

Ideas para cuidarla en casa

 

 

- Un plomero es uno de los mejores amigos del ahorro de agua. Repará, inmediatamente, las fugas en tu casa. Además, informá a la autoridad correspondiente sobre cualquiera de ellas que observés en la calle.

- Utilizá el lavarropas sólo con cargas completas. Si vas a lavar tu ropa, reuní toda la que podás. Hay modelos que permiten usar menos líquido.

- Al abrir la llave y esperar a que salga el agua caliente, tené en cuenta que, siempre, haya un balde cerca. Allí podrás recoger el agua fría que sale primero y, luego, usarla para regar, lavar o limpiar.

 

 

- Al lavar las verduras, poné un tapón en la pileta. Llenala y lavá, de una sola vez, todo lo que vas a consumir. En todas las casas, cada vez que se oprime el botón del inodoro, se pierden hasta 10 litros de agua. ¿Cómo ahorrar? Una posibilidad es cambiarlo por uno de bajo consumo (pasando de 16 litros de descarga a 6 litros). Si no lo podés sustituir, introducí dos botellas llenas de agua en el depósito. Esto reduce la cantidad de agua que usa (consumirá unos cuatro litros menos en cada descarga) y no afectará su eficiencia.

- Al lavarte los dientes, usá un vaso con agua. Con la mitad del líquido te enjuagás la boca y, con lo que sobra, el cepillo. Así podés llegar a ahorrar más de 60 litros por día.

 

 

- Limpiá el patio y el garaje con escoba y un balde con agua. No usés la manguera.

Al lavar el auto, que sea con un solo balde, ya que estarás ahorrando más de 300 litros de agua en cada lavada.

- El horario en el que regués influye en el ahorro de agua. Si tenés jardín, o plantas en la ventana o balcón, regalos por la tarde o noche para evitar que el agua se evapore muy rápido.

- Al usar aspersores, colocalos solo en los lugares donde el agua sea necesaria. Asegurate de que el torrente de gotas no caiga en piedras, por ejemplo.

- Si estás armando tu jardín, en los viveros donde comprés tus plantas buscá las especies nativas que están mejor adaptadas al clima, y necesitarán una menor cantidad de agua.

 

Mendoza es una zona que presenta problemas de escasez de agua, y podés hacer mucho para cooperar en su cuidado, a partir de acciones que están a tu alcance.

06 de enero del 2019
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas