BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Dientes sanos, bienestar asegurado

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Cepillar los dientes por la mañana, después de cada comida y, a la noche, antes de dormir, reducir el consumo de dulces y una visita al odontólogo son hábitos recomendables para la salud bucal.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud bucodental es definida como la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades de las encías, caries, pérdida de dientes y otras patologías y trastornos que limitan, en la persona afectada, la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su bienestar psicosocial.

 

 

El 3 de octubre se celebra el Día de Odontólogo en conmemoración de una reunión organizada en Santiago de Chile en 1917 de la que participaron profesionales independientes e instituciones de veinte países, que conformaron la Federación Odontológica Latinoamericana (FOLA), razón por la que se instituyó, al 3 de octubre, como la fecha recordatoria de la profesión. El término “odontología” deriva del griego “odonto” que se traduce como “diente”. Por su parte, la palabra “dentista” proviene del latín “dents” que significa, también, “diente”.

 

Partes de un diente

 

 

Desde el nacimiento, el control de funciones orales, deglución, masticación, forma y tamaño de la lengua no solo afectan a los dientes y maxilares sino también, al habla. Son determinantes para su correcta posición y desarrollo.

Cada diente cumple una función específica según su forma y, junto con los labios y la lengua, ayudan a formar palabras controlando la salida del aire por la boca. Cuando comemos, los dientes desgarran, cortan y muelen la comida como preparación para que podamos tragar correctamente.

A partir de los 6 años comienza el recambio dentario y salen los primeros dientes permanentes. Es muy importante consultar al odontólogo para un control de salud bucal.

 

No son todos iguales

 

Según la forma de la corona y su función, hay cuatro tipos de dientes:

 

 

Los caninos (4) tienen bordes cortantes con dos vertientes y forma de cúspide puntiaguda. Están representados por un ejemplar en cada arcada de cada dentición y son llamados “colmillos” en los animales. Desgarran alimentos fibrosos como la carne ya que, por su anatomía, penetran en ellos y permiten retenerlos.

Los premolares (8) poseen dos cúspides puntiagudas. Su anatomía les permite participar, con los caninos, para desgarrar los alimentos y, con los molares, en su trituración, aunque se considera que tienen la función de la molienda fina.

Los molares (12) tienen más de una raíz, de mayor tamaño que las piezas que los preceden. Su función es moler los alimentos para formar una masa que sea de consistencia y tamaño suficientes como para poder deglutirlos.

Los incisivos (8) son los dientes anteriores con bordes afilados y poseen una corona cónica y una raíz. Los incisivos superiores son más grandes que los inferiores y sirven para cortar los alimentos en porciones más pequeñas, como en el caso de las frutas y verduras.

 

Cinco acciones importantes para cuidarlos

 

 

Higiene. Lavar los dientes todas las noches antes de dormir durante 3 minutos removiendo bacterias que se adhieren en las superficies dentales. Recordar siempre usar un cepillo pequeño y suave.

Uso de hilo dental. Usarlo todos los días para remover las bacterias que se esconden entre los dientes. Los padres deben ayudar a sus hijos a adquirir el hábito, usándolo todos los días.

Alimentación. La frecuente ingesta de alimentos con alto índice criogénico como dulces, caramelos, helados, bebidas azucaradas, sobre todo, entre comidas, generan ácidos que destruyen el esmalte dental produciendo caries, inflamación de encías y mal aliento. Es recomendable comer más frutas.

Flúor. Es una medida muy eficaz junto con el cepillado que aumenta la resistencia de los dientes al ataque ácido de las bacterias. Se recomienda el uso diario en pastas, enjuagues bucales y geles. El odontólogo realiza una aplicación de flúor, dos veces al año.

Consulta al odontólogo. Se debe realizar lo antes posible y en ausencia de dolor. El tratamiento temprano y preventivo de los dientes temporarios (de leche) es muy importante para el crecimiento y desarrollo. Se debe visitarlo dos veces al año.

 

Funciones vitales importantes para nuestra salud

 

Tanto la respiración, el sueño y la postura corporal pueden afectar el crecimiento y desarrollo del complejo cráneo cervico mandibular, alterar el desarrollo de los arcos de los maxilares y modificar la posición de los dientes.

 

Sueño


Puede verse alterado por obstrucciones respiratorias, produciendo micro despertares nocturnos que afectan el crecimiento y desarrollo cráneo facial. Es necesario dormir bien ya que es indispensable para el aprendizaje y la memoria.
El sueño tiene diferentes etapas, donde se fijan los conocimientos, se realiza limpieza de toxinas y regeneración de los tejidos. Si estos ciclos son interrumpidos generan alteraciones en la salud, aumento de la sensibilidad al dolor, trastornos de la atención y de la función ejecutiva. Los niños necesitan dormir 12 horas y, nunca, con la boca abierta ni, tampoco, roncando.

 

 

Respiración

 

La forma normal y fisiológica de respirar es por la nariz y con la boca cerrada, ya que dentro de las estructuras nasales se limpia, calienta, humedece y enlentece el aire. De esta manera, se previene las enfermedades respiratorias. Cuando se respira por la boca, el aire no filtrado que ingresa a nuestro cuerpo no se encuentra en condiciones y puede producir caries, erosión dental y problemas respiratorios como amígdalas y adenoides.

Cuando se respira por la boca y no se usa la nariz, la lengua debe descender para que el aire entre. Esto altera los microorganismos que viven en la boca aumentando la acidez bucal. Aumenta, también, el desgaste del diente y el número de caries. A la vez, se producen alteraciones en la forma de los maxilares. El aire debe entrar y salir por la nariz.

 

 

Postura corporal

 

La forma de nuestros maxilares y la posición de los dientes se encuentran en íntima relación con los pies, la cadera, la columna, los hombros y la posición de la cabeza. Es fundamental la consulta al odontopediatra y al médico de cabecera para ayudar a que los niños crezcan fuertes y sanos.

 

 

¡Muy importante!

 

- Una boca sana es un cuerpo sano.

- Tus labios deben estar cerrados e hidratados siempre.

- Tus encías se deben ver rosadas, nunca rojas, ni inflamadas, ni sangrantes.

- Tu lengua debe estar blanda, uniforme y de color rosado.

- Tu paladar debe ser rosado libre de llagas, bolitas o zonas rojizas.

- Las infecciones orales pueden causar problemas en el corazón.

 

 

- El hábito de respirar por la boca causa una mala posición dental y puede causar sinusitis, otitis, una mala postura corporal, un mal desarrollo facial, ronquidos, hipoapneas y apneas.

- La mala mordida puede causar deterioro de la articulación temporomandibular.

- El bruxismo puede traer dolores de cabeza, mareos, vértigo y dolores musculares como, también, gastar los dientes.

- Hay enfermedades sistémicas que se manifiestan primero en la boca como diabetes, osteoporosis, esclerosis múltiple o lupus.

 

 

 

 

 

 

 

Asesoramiento: Gabriela Sastron

Odontóloga Especialista en Ortodoncia y Ortopedia Maxilar

Docente de Grado y Posgrado en la Universidad Nacional de Cuyo y Docente de Posgrado en la Universidad Maimónides

01 de octubre del 2022
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas