BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

El corazón: Un motor perfecto

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Ubicado entre los pulmones, en el centro del pecho, detrás y, levemente, a la izquierda del esternón, es el órgano principal del aparato circulatorio.

 

El corazón es un órgano hueco de paredes musculosas que está dividido en cuatro cámaras y cuenta con cuatro válvulas que regulan el sentido de la circulación de la sangre en su interior. En cada latido arroja sangre rica en oxígeno hacia las arterias y, luego, se llena con sangre pobre en oxígeno que retorna por las venas. Tras hacer que se oxigene en los pulmones, la impulsa otra vez a las arterias para que se distribuya por el cuerpo, en un ciclo que se mantiene toda la vida.

 

 

Está compuesto por:

 

- Vena cava. Vaso que lleva al corazón la sangre que ya ha circulado por el cuerpo, pobre en oxígeno.

- Aurícula derecha. Recibe la sangre pobre en oxígeno que ya ha circulado por el cuerpo y la impulsa al ventrículo derecho.

- Ventrículo derecho. Recibe la sangre pobre en oxígeno de la aurícula derecha y la impulsa en dirección a los pulmones.

- Arteria aorta. Recibe la sangre rica en oxígeno del corazón y la reparte, a través de sus ramificaciones, por todo el cuerpo.

- Arteria pulmonar. Lleva la sangre pobre en oxígeno a los pulmones.

- Venas pulmonares. Transportan al corazón la sangre que se ha oxigenado en los pulmones.

- Aurícula izquierda. Recibe la sangre rica en oxígeno procedente de los pulmones y la impulsa al ventrículo izquierdo.

- Válvulas auriculoventriculares. Permiten el paso de la sangre desde cada aurícula al ventrículo del mismo lado e impiden su reflujo.

- Ventrículo izquierdo. Recibe sangre rica en oxígeno de la aurícula izquierda y la impulsa a las arterias para que se distribuya por el cuerpo.

- Miocardio. Gruesa capa muscular de la pared del corazón.

 

Factores que lo ponen en riesgo

 

 

Son elementos que se asocian a una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular. Entre los de mayor importancia y los más letales se encuentran el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión arterial y el estrés.

Los malos hábitos y la mala alimentación constituyen un estilo de vida nocivo que se suma a la presencia, en mayor o menor grado, de estos factores de riesgo, responsables directos de la aparición de enfermedades vinculadas con el corazón.

 

Cómo mantenerlo sano

 

 

El omega 3 es un ácido graso esencial que nuestro cuerpo no produce y ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, mejora la elasticidad de las paredes arteriales y estimula un correcto flujo de la sangre.

El licopeno es una sustancia que está en el tomate, le da su color rojo característico y es un gran antioxidante que normaliza la función del endotelio (la pared interior de los vasos sanguíneos).

El vino tinto, en cantidades adecuadas, cuida el corazón. El resveratrol previene daños en los vasos sanguíneos, evita la formación de coágulos y reduce el colesterol malo.

Comer más frutas, verduras, cereales, legumbres y pescado y menos grasas animales y sal, hacer ejercicio, controlar la tensión arterial, colesterol y glucosa en sangre, cuidarse y relajarse son, también, acciones que protegen al corazón.

 

17 de Mayo: Día Mundial de la Hipertensión Arterial

 

¿Qué es?

 

 

La presión arterial alta, mejor conocida como hipertensión, es una condición en la cual la fuerza de la sangre contra las paredes arteriales es tan alta que, eventualmente, causará problemas de salud. Es determinada por la cantidad de sangre que el corazón bombea y la cantidad de resistencia de la sangre en las arterias. Mientras más sangre sea bombeada y más delgadas sean las arterias, mayor será la presión arterial.

Se puede tener la presión arterial alta por años y no presentar síntomas. Sin embargo, la hipertensión sin control eleva los riesgos de problemas cardiacos serios, incluyendo ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares (ACV).

 

¿Cuándo consultar?

 

 

La toma de presión arterial es parte de la rutina en una visita al doctor, a quien debemos pedir una lectura de niveles de presión sanguínea a partir de los 18 años. Los especialistas, por lo general, recomiendan un monitoreo más frecuente en caso de haber sido diagnosticado con hipertensión o enfermedades cardiovasculares. Los menores de tres años en adelante pueden llevar un control de presión arterial como parte de su chequeo médico anual. Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir niveles altos, incluso si se está en un tratamiento, para disminuir la presión arterial.

12 de mayo del 2019
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas