BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

¡Feliz 2023!

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Esta celebración, en la antigüedad, festejaba el período entre la siembra y la cosecha. Conocé cómo, actualmente, se recibe al nuevo año en diferentes países.

 

En diferentes culturas y en todos los tiempos, los cambios de ciclo generaron ritos para atraer salud, amor y dinero. El festejo del Año Nuevo es uno de los más antiguos. A partir de 1582, con la adopción del calendario gregoriano, se adoptó el 1º de enero para su inicio y se tomó el nacimiento de Jesús como punto de partida para computar nuestra era. El 31 de diciembre se convirtió en una festividad desde principios del siglo XX.

 

Babilonios y egipcios, pioneros

 

 

Hace miles de años los babilonios advirtieron la repetición de las estaciones e instauraron un ciclo festivo de once días. También, los egipcios recibían con alegría las señales previas al nuevo año cuando llegaba el ansiado momento en que el río Nilo empezaba a crecer y el caudal se hacía propicio para la siembra.

 

El nuevo año en diferentes países

 

Filipinas

 

 

En Filipinas preparan un plato que se suele comer en esta gran noche y que, también, lo comparte Japón. Se trata de los fideos largos que, en esta ocasión, reciben el nombre de “pancit”. La vestimenta elegida y sus complementos deben tener lunares, que simbolizan la riqueza. Para atraerla, durante esta noche los filipinos y filipinas hacen sonar las monedas de sus bolsillos como ritual para atraer a la prosperidad y la abundancia.

 

Venezuela

 

 

Antes que den las 12, las familias venezolanas se reúnen en sus hogares y preparan la hallaca, una especie de humita muy condimentada que se regala a los amigos durante la víspera de Año Nuevo, para desear buena suerte. Otra costumbre es sacar las maletas llenas de ropa de la casa apenas el reloj marque las 12 para que se cumplan los deseos de viajar.

 

España

 

 

Es costumbre salir a la plaza mayor de cada localidad española y comer 12 uvas de la suerte al son de las campanadas de medianoche, mientras se pide un deseo. Tras la cena, la fiesta continúa en la calle. Según cuenta la tradición, que tuvo su origen en 1909, unos productores de Alicante tuvieron un gran excedente de su cosecha de uvas blancas y, para darle salida a esta gran partida, decidieron venderlas para esta fecha llamándolas “Uvas de la buena suerte”. Desde ese año se instaló la costumbre de comer uvas para asegurarse un Año Nuevo con mucha suerte.

 

Tres manjares infaltables del Fin de Año argentino

 

En nuestro país, como en toda América Latina, la fiesta de Año Nuevo tiene presentes muchos sabores. Además de un momento para la diversión, el fin de año es una de las oportunidades más elegidas para reencontrarse con la familia y los amigos. Muchos eligen una casa para preparar un buen asado y, otros, deciden salir a comer en un club o restaurante. El objetivo es empezar una nueva etapa juntos y mirar hacia adelante con renovadas fuerzas.

 

 

Ensalada Rusa. A pesar de su origen, fue un chef francés quien la creó en 1860. Lucien Oliver, en un reconocido restaurante en Moscú recibió, como comensal, al zar Alejandro II. Ese día la cocina estaba vacía y no tenía nada preparado. Oliver desplegó su ingenio y creatividad y armó un plato con lo que encontró a mano, como un par de papas, zanahorias y unas arvejas que, sumadas a algún condimento, fue un manjar para el zar. El plato gustó tanto que, en Rusia lo siguieron replicando y hoy es una comida que no puede faltar en la mesa.

 

 

Vitel Toné. Originario de Piamonte, Italia, su receta original tiene aceite y huevos, entre otros ingredientes, lo que mezclado le da un toque similar a la mayonesa. La elección de las materias primas se debe, justamente, a las propiedades piamontesas. Por su ubicación, es fácil el acceso a sus dos ingredientes principales, la carne y el atún.

 

 

Matambre arrollado. Creado en Argentina, “matambre” se denomina al corte de la carne. Una comida con sabor bien local.

 

Dinamarca

 

 

Los daneses tienen la costumbre de romper platos contra la puerta de la casa de los seres queridos en Año Nuevo. Así, cuantos más platos rotos se encuentren al día siguiente, más amigos le estarán deseando lo mejor para el próximo año. Esta acción es considerada un magnífico signo de buena suerte.

 

Ecuador

 

 

Una de las tradiciones ecuatorianas para esta fecha es colocar un billete dentro del zapato y dejarlo ahí durante todo el día y la noche. A la mañana siguiente se coloca en la billetera, donde permanecerá todo el año. Se cree que, de este modo, se atrae a la riqueza. Otra de las tradiciones ancestrales es un muñeco de 10 metros de altura que se fabrica con madera y petardos, que ayudan a quemarlo para festejar la entrada del año nuevo.

 

Austria y Alemania

 

 

En estos países es costumbre desafiar al destino mediante la ceremonia del bleigiessen, que consiste en develar los misterios del futuro con una barra de plomo. Al fundirse, las gotas plateadas se vierten en un vaso en el inicio del alba. Cuando se vuelve sólido, nuevamente alcanza formas extrañas que predicen lo que deparará el mañana.

 

Corea

 

 

En Corea, sus habitantes celebran el "Seollal". Así, el primer día después de la luna de Año Nuevo tienen prohibido dormir la noche del cambio de año porque, según cuenta la leyenda, aquel que lo haga se despertará con las cejas blancas. Para evitar el sueño, se mantienen encendidas todas las luces de las habitaciones de las casas y las familias permanecen despiertas y cumplir con la tradición. Al día siguiente, la costumbre sigue con la limpieza de la casa para ahuyentar a los malos espíritus y la quema de palos de bambú, ya que el ruido de su crepitar los asusta.

 

Noruega

 

 

En el fin de año noruego no puede faltar el arroz con leche, llamado risgrot. Al prepararse, únicamente se le agrega una almendra. Cuando sirven las porciones individuales, al que le toque, según la tradición, tendrá como premio un cerdo de mazapán que simboliza la buena suerte y un año de fortuna.

 

Italia

 

 

Desde tiempos antiguos las lentejas son consideradas un símbolo de prosperidad y en la antigua Roma se solía regalar un saquito con un puñado de estas legumbres para desear riqueza. Es por ello que, en Italia, comer lentejas en esta fecha es toda una tradición. Se sirven con cotechino, un tipo de embutido cocido y, sin ellas, no se podrá tener un buen año. Dependiendo de la región, hay otras tradiciones como la que se da entre la capital y Nápoles, donde es costumbre arrojar objetos por la ventana antes de la medianoche para comenzar el año desprendiéndose de lo que no se necesita.

 

 

Si 2022 fue muy bueno, deseamos que 2023 traiga la mayor de las alegrías

junto a todos tus seres queridos.

¡Feliz Inicio de Año! ¡Bienvenido, 2023! ¡Nos vemos el año que viene!

31 de diciembre del 2022
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas