BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Golpe de calor: Prevención para cuidarnos y disfrutar el verano

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Con las altas temperaturas, es necesario conocer acerca de esta afección para evitar complicaciones. Es fundamental ingerir alimentos frescos y livianos y mantenerse hidratado con líquidos, sin esperar a tener sed.

 

En nuestra provincia, el verano es una estación de temperaturas elevadas y días radiantes de sol. Estar expuestos a éstos durante un tiempo prolongado o realizando actividad física puede resultar riesgoso debido a los golpes de calor que pueden generarse.

 

¿Qué es?

 

 

Es un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo como consecuencia, en general, de la exposición prolongada o del esfuerzo físico en altas temperaturas. Es la forma más grave de lesión por calor y puede ocurrir si la temperatura del cuerpo alcanza los 40 °C o más. Requiere tratamiento de urgencia y, sin tratar, puede dañar rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. El daño empeora cuanto más se retrasa el tratamiento.

 

Síntomas

 

Es importante estar alerta ante:

 

- sed intensa y sequedad en la boca

- temperatura mayor a 39º C

- sudoración excesiva

- sensación de calor sofocante

- piel seca

- agotamiento, cansancio o debilidad

- mareos o desmayo

- vértigo

- calambres musculares

- agitación

- dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos

- dolores de cabeza (sensación de latido u opresión)

- estado de confusión, desorientación o convulsiones.

 

 

 En los bebés se puede evidenciar:

 

 - la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal

- irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños).

 

¿Qué lo provoca?

 

Exposición a un ambiente caluroso

 

 

El tipo de insolación denominado “insolación sin realizar esfuerzo” se produce al estar en un ambiente caluroso que provoca un aumento de la temperatura corporal central. A menudo, este tipo de insolación ocurre después de haber estado expuesto a un clima húmedo y caluroso, en especial, durante períodos prolongados. Ocurre con mayor frecuencia en adultos mayores y en personas que padecen enfermedades crónicas.

 

Actividad extenuante

 

 

Ocurre por el aumento en la temperatura corporal central que provoca realizar actividad física intensa en un clima caluroso. Cualquier persona que se ejercite o que haga actividades en un clima caluroso puede sufrir un golpe de calor por esfuerzo, pero es más probable que ocurra si no se está acostumbrado a las temperaturas altas. En cualquiera de los dos tipos de golpe de calor, la afección puede aparecer por usar demasiada ropa (lo que evita que el sudor se evapore fácilmente y enfríe el cuerpo) y deshidratarse al no beber suficiente agua para recuperar los líquidos que se pierden con el sudor.

 

Factores de riesgo

 

 

Cualquier persona puede sufrir un golpe de calor, pero hay varios factores que aumentan el riesgo como la edad, el esfuerzo y la exposición en clima caluroso, la falta de aire acondicionado o algunos medicamentos que afectan la capacidad del organismo de mantenerse hidratado. También, algunas enfermedades crónicas como las cardíacas o las pulmonares podrían aumentar el riesgo de sufrirlo, como la obesidad y el sedentarismo.

 

Nueve pasos para brindar primeros auxilios

 

- Es importante actuar rápidamente y retirar a la persona de la exposición al calor, acompañarla a un lugar fresco, con sombra y, si es posible, donde corra el aire.

- Revisar su vestimenta y aflojar aquellas prendas que estén muy ajustadas.

- Hidratar a la persona. Si puede tragar, ofrecerle agua fría. Además, humedecer su rostro con una esponja o toalla húmeda.

- Llamar a un servicio de emergencias médicas. Acompañar a la víctima hasta la llegada de los profesionales sin dejar de enfriarla. Conjuntamente, verificar constantemente sus signos vitales y su respiración.

 

 

- Si la víctima perdiese el conocimiento, realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP).

- Nunca debemos ofrecer alimentos o bebidas a una persona con vómitos, convulsiones o que parece estar desorientada y confusa.

 - Tampoco hay que enfriarla más de lo necesario. Cuando recupera la normalidad, dejar de enfriar para evitar hipotermias.

- Evitar usar alcohol u otros líquidos para mojar la piel de la víctima. Solo utilicemos agua fresca.

- Nunca desatendamos los pequeños síntomas, ya que son una advertencia de que la persona está descompensada. Su cuadro puede empeorar rápidamente.

 

Prevención

 

- Evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, o que estén muy frías o muy calientes.

- Evitar comidas pesadas.

- Evitar la actividad física intensa.

 

 

 Con los más chicos:

 

- No esperar que pidan agua. Ofrecer continuamente líquidos, especialmente jugos naturales.

- Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros.

- Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.

- Proponerles juegos tranquilos evitando que se agiten.

- Evitar que se expongan al sol especialmente en el horario del mediodía o, bien, protegerlos de sus efectos si no se puede evitar la exposición, usando ropa adecuada (sombreros, ropa de manga larga) y protectores solares.

- Mantenerlos en lugares bien ventilados o con aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente sea muy elevada.

- Nunca permanecer dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

 

Alimentación saludable en épocas de golpe de calor

 

- Realizar las cuatro comidas diarias, sin saltarse ninguna.

- Beber tres litros de líquido diarios.

- Elegir alimentos frescos y comer una amplia variedad de hortalizas y frutas de estación.

 

 

- Limitar el consumo de azúcar, sal y edulcorantes.

- Disminuir el consumo de bebidas diet.

- Evitar los alimentos procesados y ultraprocesados.

 

¡Las mascotas también lo padecen!

 

La temperatura interna del cuerpo del animal aumenta rápidamente y se puede generar una insuficiencia en sus órganos. Dado que los perros y gatos no sudan de la manera que lo hacen los humanos (excepto por las almohadillas de las patas y la nariz) no pueden utilizar esto como un método para bajar la temperatura del cuerpo. Los signos de estrés por calor son los jadeos, la saliva en exceso, debilidad, membranas rojas brillantes en la boca, lengua y ojos, vómitos y diarrea y fallas en sus órganos.

 

 

Un ejemplo es cuando permanecen durante un largo tiempo dentro de un auto estacionado, aún cuando las ventanas están parcialmente bajas o el vehículo está en la sombra, o la temperatura exterior parece relativamente moderada.

Si tu mascota presenta síntomas, ofrecele mucha agua, incluso con cubos de hielo, cuando las temperaturas pasen los 25 grados, y colocale toallas mojadas con agua fría para bajar su temperatura corporal. Si tiene pelo largo, puede beneficiarse con un corte durante estos meses.

07 de enero del 2023
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas