BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Pachamama, nuestra Madre Tierra

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

La celebración tiene su origen en las creencias de los pueblos originarios latinoamericanos que agradecen, piden y bendicen sus frutos el primer día de agosto.

 

El término Pachamama está formado por dos palabras de origen quechua. “Pacha” significa universo, mundo, tiempo, lugar y “Mama”, madre. Se la considera una deidad andina de la tierra que representa la energía de amor, protección y fertilidad. No está localizada en un lugar específico, pero se concentra en manantiales, vertientes, o conjuntos de piedras. Es una deidad cotidiana que actúa directamente por presencia y con la cual se dialoga permanentemente, ya sea pidiéndole sustento o disculpándose por alguna falta cometida y por todo lo que provee. Cobija a los seres humanos, posibilita la vida y favorece la fecundidad y la fertilidad.

 

Pachamama, obra de Mamani Mamani

 

La Pachamama es un ser vivo, el planeta en el que vivimos y tiene derechos como se lo reconocen las constituciones de Ecuador (2008) y Bolivia (2009). Ecuador dedicó el capitulo séptimo de su constitución a los "Derechos de la Naturaleza" y, en su artículo 71, señala que la “Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos. Toda persona, comunidad, pueblo o nacionalidad podrá exigir a la autoridad pública el cumplimiento de los derechos de la naturaleza".

 

La Pachamama, obra de José García Chibbaro

 

Las tradiciones la describen como una mujer de baja estatura y de grandes pies. Madre de los cerros y de los hombres, toda la naturaleza es su templo y, a sus altares, se les llama "apacheta", montículos de piedra ubicados a los lados del camino. Está acompañada por el Pujllay (deidad que preside el carnaval), el Llajtay (dios de las aves) y la Ñusta (doncella del Imperio Inca).

Agosto es el tiempo de adorarla, época de agradecimiento por las cosechas y el buen tiempo, por los animales y la abundancia del suelo. Por eso, el primer día de este mes se revive el ritual de gratitud a la tierra, en un rito que sobrevivió a la colonización española y traspasó fronteras. Los rituales de esta celebración fueron variando con el tiempo, tomando distintas formas y enriqueciéndose con los legados culturales, históricos y sociales de diferentes comunidades. De acuerdo con las costumbres ancestrales de cada pueblo, cambia el modo de celebración.

 

Coplas a la Pachamama

 

 

Es enseñanza muy vieja

respetar la Tierra Madre,

por eso vengo a chayarle

con mi ahijado y mi comadre.

 

Lo decían mis abuelos

respetar la Madre Tierra

es enseñanza muy vieja

y ojalá nunca se pierda.

 

Nosotros, agricultores,

ofrendamos a la Pacha

nuestros mejores productos

dándole las muchas gracias.

 

Pachamama, Santa Tierra,

así dicen los cantores,

desde el fondo de sus pechos

brotan coplas como flores.

 

Pachamama, Santa Tierra,

brindame sabiduría,

por esa fe que te tengo

te lo pido de rodillas.

 

Va caminando la gente

por ese camino angosto,

a chayar a la Pachita

porque es primero de agosto.

 

La vida mía, obra de Dolores Mendieta

 

Un mes para celebrarla y honrarla

 

Las comunidades del noroeste argentino, Chile, Bolivia, Perú y Ecuador celebran su día en un acto religioso en el que sus participantes se comprometen a comportarse como verdaderos huéspedes de esta tierra. A cambio, piden buenas cosechas y protección para todos los pobladores.

En el norte argentino se le rinde culto para agradecer, pedir y bendecir los frutos que brinda. Durante todo el mes se viven ceremonias en las que se realizan homenajes que incluyen la ofrenda de comida y bebidas. Las celebraciones finalizan el 31 en Salta, con la Fiesta Provincial del Cierre del Mes de la Pachamama.

En Catamarca, en Santa María, Laguna Blanca, los festejos se viven con rituales tradicionales como la quema simbólica seguida del grito sagrado y el canto con caja.

 

En la ceremonia de Laguna Blanca también participan, además de la Pachamama, el Coquena, una deidad mitológica vestida con prendas de lana de oveja y de llama. Todos entonan cantos y coplas y hombres y mujeres preparan su danza.

 

En Jujuy, en Purmamarca, Tumbaya, Valle Grande y en toda la Puna jujeña la celebración adquiere gran relevancia al pie del monumento a la Madre Tierra. En San Francisco hay feria de artesanías y comidas regionales y en San Salvador de Jujuy es la gran fiesta de la Pachamama, con degustación de comida regional.

 

Feria de comidas regionales en San Francisco, Jujuy.

 

En Salta, en La Caldera, se realiza el ritual a la Madre Tierra con ofrendas y participación del pueblo. En Payogasta se celebra el ritual a la Madre Tierra con bailes típicos, sahumado del lugar, comidas y bebidas, espectáculos artísticos, juegos de trompo, bolillas, taba y truco. En San Carlos se agradece por las cosechas a la Madre Tierra en casas de familia. En San Ramón de la Nueva Orán, en la comunidad kolla de Los Naranjos hay ofrendas en la “apacheta”, festival de coplas y juego de la sortija a caballo.

 

Ritual a la Pachamama en San Antonio de los Cobres, Salta.

 

En San Antonio de los Cobres es la ceremonia y apertura del Mes de la Madre Tierra, con gastronomía regional y la actuación de artistas puneños. En Tolar Grande, el mes de la Pachamama culmina el 31 de agosto con la feria de artesanías y comidas típicas, ascenso al cerro sagrado, ofrenda a la Madre Tierra, entrega de llojkes (amuletos protectores y generadores de providencia) a los participantes, cena y serenata de cierre con música andina.

En Tucumán, en Amaicha del Valle, hay espectáculos y bailes regionales, se disfruta de la gastronomía típica y se puede adquirir productos regionales.

 

El Museo Pachamama está ubicado sobre la Ruta Provincial Nº 307 en el acceso a Amaicha del Valle. Cuenta con salones de Geología, Antropología y Ciencias Naturales y una sala de exposición de pinturas, esculturas y tapices de los diferentes pueblos que habitaron el Valle Calchaquí. En los patios, terrazas, pisos y paredes puede apreciarse simbología mitológica y grandes esculturas de dioses milenarios.

 

En Bolivia, el ritual de agradecimiento a la Pachamama inicia con la preparación de un altar con ofrendas a cargo de amautas o sabios espirituales. Las ofrendas incluyen dulces, plantas medicinales, incienso, resinas aromáticas vegetales y grasa de llama, colocadas ordenadamente en el altar al que, después, se le prende fuego. Los sabios recitan oraciones en aimara, en medio del tronar de caracolas y “pututus”, instrumentos hechos con cuernos de toro.

 

Los lugares más significativos que festejan a la Pachamama en Bolivia son Copacabana, Cochabamba y Oruro donde, además, se la relaciona con imágenes de vírgenes de la iglesia católica (la Virgen de Copacabana, en La Paz, y la Virgen del Socavón, en Oruro).

 

El pututu es un instrumento nativo de Bolivia empleado por los incas y considerado sagrado, ya que se utiliza para ceremonias especiales como la de la Pachamama.

 

En Chile, los festejos se realizan en la ciudad de San Pedro, con una importante influencia de los aimaras de la región de Atacama.

 

En Perú, el ritual consiste en brindarle a la Madre Tierra semillas de huayruro, chicha de jora y otras bebidas. Los alimentos deben estar cocidos, como señal de respeto. Las bebidas y las comidas se depositan en un hueco en la tierra, donde se ubican para alimentar a la Madre Tierra. En la actualidad, los pobladores realizan este ritual con un sacerdote andino conocido como “Pako”, que se encarga de realizar el “haywasqa” (pago a la tierra) sobre un manto multicolor.

 

Festejos en Puno, Perú.

 

En Ecuador, los festejos se realizan en Cuenca y en Zamora.

 

La cosmovisión andina cree que, en esta época, la Pachamama tiene hambre y sed, motivo principal para la realización de esta celebración, considerando a la tierra como fuente de vida para los pobladores. Más allá de las diferentes formas en la que cada comunidad lleva adelante sus rituales, esta celebración es un acto de defensa de las creencias y cosmovisiones de los pueblos originarios y de sus historias ancestrales que unen al hombre con la Tierra, su verdadera cuna.

30 de julio del 2022
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas