BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Lara Rosso Cornejo es la ganadora de la Beca “Dr. Adolfo Calle” 2018

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Representó a la escuela Nº 1-110 "Manuel Láinez", de Ciudad. Actualmente cursa el nivel secundario en el Departamento de Aplicación Docente (DAD) de la Universidad Nacional de Cuyo. Leé el texto con el que ganó y las menciones especiales.

 

No era una caída de bicicleta

Lara Rosso Cornejo

 

Cuando Luz nació se subió a su bicicleta.

Alcanzó a ver a su mamá llorando y a su papá riendo mientras acariciaba su cabeza.

Luego, hizo siete kilómetros y vio, de soslayo, cómo pintaba corazones verdes con las manos en la pared.

Hizo diez kilómetros más y se vio a sí misma llorando frente al espejo, sosteniendo una revista con modelos.

Siguió andando y vio cómo un alma intoxicada le gritaba cosas mientras rompía su vestido. Pero hizo algunos más y vio cómo una mente justa le acariciaba el pelo y limpiaba sus lágrimas, entendiendo sus temores. Al mismo tiempo, otra persona con más poder sentenciaba al alma que la hizo tocar fondo.

Pedaleó y pedaleó. Observó cómo su vientre se inflaba como una piñata y cómo, luego, ésta se deshacía liberando azúcar y chupetines, mientras ella y la mente justa repetían las mismas acciones de sus padres.

Siguió andando. Sonrió al ver cómo el azúcar y los chupetines dejaban sus envoltorios.

Hizo alrededor de veinte kilómetros más hasta que sus pulsaciones se hicieron enormes y su respiración se agitó, pero siguió andando. Ya sus piernas temblaban y sus ojos se le cerraban.

Entonces gritó y se cayó de la bici.

En el asfalto, imágenes se proyectaban en sus ojos.

Todos los errores que cometió, todas las veces que quiso correr y no parar, Luz sintió que no podía seguir pedaleando. Se vio a sí misma pintando corazones verdes. A su mamá, diciéndole: “Después limpiá, Luz, que si eso queda ahí, no vas a tener lugar para pintar más”.

Ahí entendió que no fue una caída en la bici.

Fue un corazón que le faltó limpiar.

 

Menciones especiales

 

No era una caída de bicicleta

Ana Gelblung

Representó al Colegio Israelita “Max Nordau”, de Ciudad

 

- Me caí en la ducha – dijo Lucía a su profesor cuando preguntó por un nuevo moretón en su pálida cara.

- ¿De vuelta te has caído? – preguntó él, entregando un examen corregido.

- Sí, resbalé con el jabón y caí contra el grifo.

Esa conversación se repetía, cada día, luego de un examen fallido. Solo cambió la razón del moretón de la niña.

Lucía miró la nota de esa hoja tan insignificante para los demás, pero que significaba su vida. Un 6 se leía en lapicera roja y letra pulcra. En su mente aparecía la imagen de esa noche. Llegaría a su casa y su madre preguntaría por el día y ella le diría su nota. Su padre se enojaría y la golpearía por ello. Su madre solo vería cómo, esta vez, se “caía de la bici”. Lo mismo que otras noches, solo que, esta vez, su pecho dejaría de subir y, su corazón, de sufrir. Todos sabrían que no eran caídas esos moretones. Que ese último golpe no fue una caída en la bicicleta y que, nadie, hizo nada.

La muerte de Lucia no era una caída en la bicicleta.

 

No era una caída de bicicleta

Joaquina Avendaño Ferreyra

Representó al Instituto Superior de Enseñanza Privada (I.S.E.P.), de Godoy Cruz

 

Cumpliría 6 dentro de poco. Sus padres le preguntaron qué quería de regalo. Sus amigas le dijeron que pidiera pinturas o muñecas. Pero ella no pretendía nada de eso, sino que le había llamado la atención una bicicleta en la calle. Ella quería la bicicleta. Un jueves, luego de la escuela, hizo el pedido a sus padres.

-Quiero una bicicleta para mi cumpleaños –dijo todo de golpe-.

Sus padres la miraron sorprendidos y le preguntaron lo mismo que sus compañeros.

- ¿No preferís una muñeca? –dijo su madre, agachada, frente a ella-.

- No, quiero una bicicleta –dijo, sin cambiar de opinión-.

- Si eso es lo que querés, eso te vamos a dar –sonrió su padre-.

El día de su cumpleaños había llegado. A mitad de la fiesta, sus padres trajeron un paquete grande. Ella lo abrió con los ojos brillantes de la emoción. A sus amigas, aunque no lo demostraron, les gustaba la idea de probarla. La cumpleañera se cambió rápido el vestido y los zapatos por unas zapatillas, un pantalón corto y una camiseta, para probarla.

Estaban sus amigas y sus padres con ella para verla intentar. La primera vez iba lento y con sus padres sosteniendo la bicicleta. Cada vez iba más rápido y, cuando tomó confianza, pidió que la soltaran. Su padre lo hizo. Ella sonrió triunfante cada vez que subía un poco la velocidad. Pero lo que tenía que suceder, sucedió. Ella se cayó y se lastimó las rodillas y los brazos. Le dolía. Lágrimas caían de sus ojos oscuros y, los demás, no ayudaban. A pesar de tener a sus padres al lado, sus amigas se burlaban y le criticaban el no haber pedido una muñeca.

Ella, dolida, subió corriendo a su cuarto. Su madre subió tras ella.

- ¿Estás bien? – preguntó su madre-.

Ella negó con la cabeza.

- ¡Pero lo estabas haciendo bien y estabas feliz con eso! ¡Era obvio que te ibas a caer!

- Pero…

- Pero nada. Las heridas sanan y, por eso, vas a bajar a intentarlo de nuevo –dijo, empujándola afuera del cuarto-.

Ella recordaba, feliz, ese día, mientras recibía la medalla de oro en ciclismo. Estaba convencida de que eso no había sido una caída.

 

Opinión del Jurado

 

Los miembros del Jurado de la Beca “Dr. Adolfo Calle” 2018 tuvieron la difícil tarea de evaluar cada producción, desde un compromiso activo para seleccionar y, finalmente, elegir el relato ganador y las Menciones Especiales. Diario Los Andes agradece a cada uno de ellos por sumarse, una vez más, en este emprendimiento que, desde 1954, premia la excelencia educativa.

Terminada la selección del trabajo ganador y las menciones, ofrecieron su mirada: "Hemos notado, respecto de años anteriores, madurez en los conceptos expresados en una excelente redacción de las producciones, evidenciándose en la interpretación de las consignas, el uso del vocabulario, el dominio de técnicas narrativas y la concientización sobre la violencia de género. Se destaca el trabajo de cada escuela en estas producciones y rescatamos el manejo del lenguaje metafórico sin preciosismos, con ingenio, que aportó un valor agregado de profunda literalidad y creatividad”.

El Jurado 2018 estuvo integrado por Jaime Correas (Dirección General de Escuelas), Carlos De Sipio, en representación de María Julia Amadeo (Dirección de Planificación de la Calidad Educativa), Lourde Laborde (Colegio Nacional “Agustín Álvarez”), Elba Muler de Fidel (Academia de Ciencias Sociales de Mendoza), Cecilia Tejón (Facultad de Educación de la UNCuyo), Silvina Juri (EDELIJ, Espacio de Literatura Infantil y Juvenil), Vanina Macchi (Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo), Alejandro Frías (Secretaría de Cultura del Gobierno de Mendoza) y, por Los Andes, Raúl Flamarique (Presidente del Directorio), Raúl Pedone (Director Periodístico) y Alejandro Cobo (Medios en la Educación).

18 de marzo del 2018
Categoría: Noticias
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Gabriel Terrarossa Francesco

hola soy Gabriel y e ...ver mas

Juana

Hola tintero soy Jua ...ver mas

Juana

Hola tintero soy Jua ...ver mas

Mia

holaa tinterito .... ...ver mas