BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

4 de Mayo: Día Mundial del Asma

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Se conmemora el primer martes de mayo y es una propuesta de la Global Initiative for Asthma (GINA) para concientizarnos acerca de la afección y de la posibilidad de controlarla, a partir de una vida saludable sin limitaciones.

 

El asma no tiene cura, pero sus síntomas pueden controlarse. Es una afección en la que se estrechan e hinchan las vías respiratorias, lo que produce mayor mucosidad, dificulta la respiración y provoca tos, silbido al respirar y falta de aire. Para algunas personas es una molestia menor pero, para otras, puede ser un problema considerable que interfiere en sus actividades cotidianas y puede producir ataques que pongan en riesgo la vida.

En 1998, el primer Día Mundial del Asma se celebró en más de 35 países, conjuntamente con la primera Reunión Mundial sobre el Asma desarrollada en Barcelona, ??España. Este día se ha convertido en uno de los eventos de educación y concientización sobre el asma más importantes del mundo. Desde 2008 hasta la actualidad, el lema ha sido "Puedes controlar tu asma" y pretende estimular a los pacientes a tomar parte activa en el control de su enfermedad.

 

Entender el asma

 

Para comprender la enfermedad, es necesario saber cómo funcionan las vías respiratorias, que son tubos que conducen el aire que entra y sale de los pulmones. En las personas que sufren de asma, estas vías están inflamadas y esto hace que sean muy sensibles y tiendan a reaccionar, fuertemente, a la inhalación de ciertas sustancias. Así, se contraen los músculos que rodean estas vías, estrechándolas, y hacen que llegue menos aire a los pulmones. La hinchazón también puede empeorar y estrechar, aún más, las vías respiratorias, haciendo que sus células produzcan más mucosidad -un líquido pegajoso y espeso- de lo habitual.

 

Conceptos erróneos

 

 

El tema del Día Mundial del Asma de este año es "Descubriendo conceptos erróneos del asma", un llamado a la acción para abordar mitos comunes ampliamente mantenidos y conceptos erróneos que impiden, a las personas con asma, disfrutar de un beneficio óptimo de los principales avances en el manejo de esta condición. Algunos conceptos erróneos que rodean el asma son, por ejemplo, que el asma es una enfermedad infantil, que es infecciosa, que quienes tienen asma no deben hacer ejercicio y que la enfermedad es controlable con esteroides de dosis altas, entre otros.

La verdad es que el asma puede ocurrir en cualquier edad (en niños, adolescentes, adultos y ancianos) y no es infecciosa. Sin embargo, las infecciones respiratorias virales (como el resfriado común y la gripe) pueden causar ataques de asma. En los niños, el asma se asocia, con frecuencia, con alergia, pero el asma que comienza en la edad adulta es, con menos frecuencia, alérgica.

 

Causas y síntomas

 

 

No está claro por qué algunas personas contraen asma y otras no. Es probable que se deba a una combinación de factores ambientales y genéticos (hereditarios). Entre los desencadenantes se encuentran la exposición a varios irritantes y a sustancias que provocan alergias (alérgenos):

 

- Sustancias que se encuentran en el aire.

- Infecciones respiratorias, como un resfriado.

- Actividad física (asma provocada por el ejercicio).

- Aire frío.

- Contaminantes del aire e irritantes, como el humo.

- Ciertos medicamentos como betabloqueantes, aspirina o ibuprofeno.

- Emociones fuertes y estrés.

- Sulfitos y conservantes añadidos a algunos tipos de alimentos y bebidas.

- Enfermedad por reflujo gastroesofágico, un trastorno en el que los ácidos estomacales se acumulan en la garganta.

 

 

Los síntomas varían según la persona. Es posible que aparezcan ataques de asma con poca frecuencia, síntomas solamente en ciertos momentos (haciendo ejercicio, por ejemplo), o síntomas en todo momento.

Los signos y síntomas del asma comprenden tos, un silbido al respirar que puede oírse al exhalar (el silbido al respirar es un signo frecuente de asma en los niños) o al inhalar, que empeora con un virus respiratorio, como un resfrío o gripe, dolor u opresión en el pecho, la falta de aire y problemas para dormir, entre otros.

Los signos que indican que, probablemente, el asma esté empeorando, comprenden el aumento de la dificultad para respirar y la necesidad de usar un inhalador de alivio rápido con mayor frecuencia.

Para algunas personas, los signos y síntomas del asma se exacerban en ciertas situaciones como la provocada por el ejercicio (que puede empeorar con el aire frío y seco), asma ocupacional (desencadenada por irritantes en el lugar de trabajo, como vapores químicos, gases o polvo) y asma alérgica (desencadenada por sustancias que se encuentran en el aire como el polen, las esporas de moho, los residuos de cucarachas o las partículas de la piel y caspa de las mascotas).

 

Factores de riesgo

 

 

Varios factores aumentan las probabilidades de padecer asma. Algunos de ellos son:

 

- Tener un pariente consanguíneo (como padre o hermano) con asma.

- Tener una afección alérgica, como dermatitis atópica o rinitis alérgica.

- Sobrepeso.

- Fumar o exposición pasiva al tabaquismo.

- Exposición a gases de escape o a otros tipos de contaminación.

- Exposición a desencadenantes en el ámbito laboral, como los productos químicos utilizados en las industrias de la agricultura y la peluquería, entre otros.

 

Cuándo consultar al médico

 

 

Los ataques de asma graves pueden poner en riesgo la vida. Tratar el asma puede prevenir daño pulmonar a largo plazo y ayudar a evitar que la afección empeore con el paso del tiempo.

La consulta con el médico es muy importante para determinar qué hacer cuando los signos y síntomas empeoran y para saber cuándo necesitarás tratamiento de urgencia:

 

- Rápido empeoramiento de la falta de aire o del silbido al respirar.

- Falta de mejora, incluso después de usar inhalador de alivio rápido.

- Falta de aire cuando se realiza la mínima actividad física.

 

El asma es una enfermedad permanente que requiere control y tratamiento regulares.

También es importante vacunarse contra la gripe y la neumonía, controlar la respiración y aprender a reconocer los signos de advertencia de un ataque inminente, como tos leve, silbido al respirar o falta de aire. Si se actúa con rapidez, es menos probable que se tenga un ataque grave. Se considera que una persona tiene el asma controlada cuando:

 

- No tiene síntomas como tos por las mañanas o al correr.

- Puede dormir bien sin despertarse con molestias.

- No necesita medicación de alivio.

- No tiene ningún ataque.

- Puede hacer todas las actividades deportivas y de tiempo libre que desee.

01 de mayo del 2021
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas