BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

2 de Abril: Día Internacional de Concientización sobre el Autismo

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció esta fecha como un llamado a la acción para la toma de conciencia acerca de la importancia de su detección temprana y la inclusión social de las personas con este trastorno.


El término Trastorno del Espectro Autista (TEA) hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. Tiene síntomas que van desde muy leves hasta muy graves, dependiendo del grado de pérdida de las habilidades sociales y de comunicación y la aparición de comportamientos repetitivos y obsesivos.

Su detección, en la primera infancia, puede facilitar la búsqueda adecuada de atención y servicios especializados para su tratamiento. Así, los niños podrían mejorar sus condiciones de vida, su aspecto relacional con la sociedad y su desarrollo en todos los planos. El grado de evolución de cada uno dependerá de la interrelación de aspectos propios, con su entorno y con lo terapéutico.

 

Características

 

 

El TEA tiene origen neurobiológico y acompaña a la persona a lo largo de toda su vida, aunque sus manifestaciones cambian en función de las distintas etapas del desarrollo. Por eso, las necesidades individuales son muy heterogéneas.

Afecta de manera fundamental a la esencia social del individuo y a su capacidad para responder, adaptativamente, a las exigencias de la vida cotidiana. Impacta no sólo en la persona sino, también, en su familia y en la calidad de vida de todos sus miembros. Requiere un abordaje integral orientado a facilitar apoyos especializados que promuevan su calidad de vida y el ejercicio efectivo de sus derechos. Es una “discapacidad invisible”, en el sentido de que no lleva asociado ningún rasgo específico en la apariencia externa, y sólo se manifiesta al nivel del comportamiento.

 

Causas

 

 

En la actualidad no es posible determinar una causa única que explique la aparición del TEA pero sí la fuerte implicación genética en su origen y en diferentes factores ambientales en su desarrollo. Por el momento, estos elementos no se encuentran claramente identificados y, aún, es necesaria mucha investigación al respecto.

 

Detección y diagnóstico

 

 

A pesar de que cada niño con TEA es diferente de los demás y que la edad de detección varía de unos casos a otros, existen una serie de señales que pueden presentarse.

Hacia los 12 meses de edad. No balbucea, no hace gestos como saludar con la mano, señalar para pedir alguna cosa o mostrar objetos, no reconoce su nombre ni responde cuando se le llama y no se interesa ni se implica en juegos interactivos sencillos.

Entre los 12 y los 18 meses de edad. No dice palabras sencillas ni responde a su nombre, presenta un uso limitado o disminuido del contacto ocular, se observa ausencia de balbuceo social/comunicativo, como si conversara con el adulto o de imitación espontánea, no señala para “pedir algo” ni mira hacia donde otros señalan y no enseña o muestra objetos. También puede manifestar una respuesta inusual ante estímulos auditivos y falta de interés en juegos interactivos simples.

Hacia los 24 meses de edad. No dice frases de dos o más palabras que sean espontáneas y no sólo repeticiones de lo que ha escuchado a los demás. Tiene dificultades para mantener el contacto ocular cuando se le habla y no sigue objetos con la mirada. No se implica en juegos compartidos, y parece no disfrutar de la relación compartida con otras personas.

 

 

En cualquier caso, estos factores de forma aislada no implican que el niño o la niña tengan TEA. Son señales que deben alertar a las familias y a los profesionales del riesgo de que se presente un trastorno de este tipo en el desarrollo, y favorecer la derivación a una evaluación especializada que lo confirme o descarte.

 

Para pensar

 

 

Las personas con este trastorno siguen desarrollándose y aprendiendo a lo largo de toda su vida y se enfrentan a barreras cognitivas y sociales a la hora de disfrutar de sus derechos fundamentales y de formar parte plenamente de la comunidad.

Los rasgos no desaparecen aunque sus necesidades van cambiando con la edad y el paso del tiempo. Así, la calidad de vida de la persona y la de su familia estará influida por las posibilidades de acceder, cuanto antes, a las intervenciones y apoyos adecuados que se adapten a sus necesidades individuales y mejoren sus oportunidades de aprendizaje, de inclusión social y de desarrollo personal.

31 de marzo del 2019
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas