BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

28 de Julio: Día Mundial contra la Hepatitis

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Fue descubierta por Baruch Samuel Blumberg en 1964 y es una enfermedad que afecta al hígado.

 

Cada 28 de julio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora este día con la finalidad de concientizar y educar a la población sobre esta enfermedad en la que se inflama el hígado y está causada por uno de sus cinco virus llamados tipo A, B, C, D y E. La fecha se eligió en honor de Baruch Samuel Blumberg, Premio Nobel, nacido un 28 de julio, quien descubrió el virus de la hepatitis B y desarrolló la primera vacuna.

 

Baruch Samuel Blumberg

 

Características del hígado

 

El hígado está situado en la parte superior derecha de la cavidad abdominal, debajo del diafragma y por encima del estómago, el riñón derecho y los intestinos. Es un órgano de color marrón rojizo oscuro con forma de triángulo, pesa aproximadamente 1400 gramos en las mujeres y 1800 gramos en los hombres y recibe irrigación sanguínea a través de la sangre oxigenada, que fluye hacia el hígado a través de la arteria hepática y de la sangre rica en nutrientes que le llega desde los intestinos a través de la vena porta hepática.

 

 

Contiene, aproximadamente, el 13 por ciento de la sangre total del cuerpo en todo momento. Consta de dos lóbulos principales formados, cada uno, por ocho segmentos que contienen miles de lóbulos (lobulillos) que se conectan con pequeños conductos (tubos) que, a su vez, se conectan con conductos más grandes del conducto hepático común, que transporta la bilis producida por las células hepáticas hacia la vesícula biliar y el duodeno (la primera parte del intestino delgado) a través del conducto biliar común.

 

Funciones

 

El hígado regula la mayoría de los niveles de sustancias químicas de la sangre y secreta una sustancia denominada bilis, un líquido claro amarillo o naranja que ayuda a descomponer los alimentos que ingerimos. Toda la sangre que sale del estómago y los intestinos pasa por el hígado, que procesa esta sangre y separa sus componentes, los equilibra y crea los nutrientes. También descompone los medicamentos para que sean más fáciles de utilizar por el resto del cuerpo. Se han identificado más de quinientas funciones vitales del hígado y algunas de las más conocidas incluyen:

 

- Producción de bilis (ayuda a transportar los desechos y a descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión).

- Producción de ciertas proteínas para el plasma sanguíneo.

- Producción de colesterol y proteínas especiales para ayudar a transportar las grasas por todo el cuerpo.

 

 

- Conversión del exceso de glucosa en glucógeno de almacenamiento (este glucógeno, más tarde, se puede convertir nuevamente en glucosa para la obtención de energía).

- Regulación de los niveles de aminoácidos en la sangre (son las unidades formadoras de proteínas).

- Procesamiento de la hemoglobina para la distribución de su contenido de hierro (el hígado almacena hierro).

- Conversión del amoníaco tóxico en urea (la urea es uno de los productos finales del metabolismo de las proteínas y se excreta en la orina).

- Regulación de la coagulación sanguínea y resistencia a las infecciones mediante la producción de factores de inmunidad y eliminación de ciertas bacterias del torrente sanguíneo.

- Depuración de bilirrubina (una acumulación de bilirrubina haría que la piel y los ojos se tornasen amarillentos).

- Una vez que el hígado ha descompuesto las sustancias nocivas, los subproductos se excretan en la bilis o la sangre. Los subproductos biliares ingresan en el intestino y, finalmente, salen del cuerpo en las heces. Los subproductos sanguíneos se filtran en los riñones y salen del cuerpo en forma de orina.

 

Causas de la hepatitis

 

Es una enfermedad de la que se conocen numerosas causas como las infecciones por virus, bacterias o parásitos, trastornos de tipo autoinmune, lesiones debidas a la interrupción de la irrigación sanguínea normal del hígado, traumatismos, presencia en el organismo de determinadas drogas, toxinas, medicamentos, entre otras, y presencia de trastornos de tipo hereditario como fibrosis quística o enfermedad de Wilson.

 

 

Entre sus síntomas se observan orina oscura, cansancio intenso, náuseas, vómitos, dolor abdominal y coloración amarillenta de los ojos y de la piel. A pesar de que muchos casos de hepatitis no son una amenaza seria para la salud, la enfermedad puede causar cáncer en el hígado, fallo renal (el hígado deja de trabajar) y muerte. Para evitar las complicaciones, es importante consultar, siempre, con el médico.

 

Hepatitis A

 

 

Causada por el virus de la hepatitis A (VHA), se transmite por el contacto con deposiciones de otro enfermo, por falta de higiene en el hogar o el consumo de alimentos contaminados y deficientemente lavados como verduras y frutas regadas con aguas no tratadas o en contacto con vectores como moscas o cucarachas. Puede afectar a cualquier individuo y, si bien existen vacunas que pueden prevenirla, las condiciones de saneamiento ambiental y las normas de higiene al interior del hogar son la forma más eficaz de evitar su desarrollo.

 

Hepatitis B

 

 

Causada por un virus que se transmite por la sangre o por vía sexual desde un enfermo con hepatitis activa o de un portador sano del virus de la hepatitis B (VHB), puede causar una infección aguda o crónica y así persistir en la sangre, causando cirrosis (cicatrización) o cáncer del hígado, insuficiencia hepática y la muerte. No se transmite por medio del agua o la comida, ni por estornudar, abrazar o toser. Existe una vacuna para su prevención.

 

Hepatitis C

 

 

Causada por el virus de la hepatitis C (VHC) que se encuentra en la sangre de las personas que tienen la enfermedad, también es transmitida mediante el contacto con la sangre de una persona infectada (en etapa de actividad o portación del virus) y causa hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y muerte.

 

Hepatitis D y E

 

 

El virus de la hepatitis D necesita el virus de hepatitis B para existir. Se encuentra en la sangre de las personas infectadas con el virus. Se transmite en forma muy similar al virus de hepatitis A y se disemina a través de agua contaminada.

 

Prevención

 

 

Es fundamental tener en cuenta que existen vacunas para prevenir las hepatitis A y B, que forman parte del Calendario Nacional de Vacunación, aunque no hay vacuna contra la Hepatitis C. En este sentido, además de aplicarse las dosis indicadas, existen otras medidas de prevención:

 

- Evitar compartir artículos personales tales como cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.

- Evitar hacerse tatuajes o piercings con instrumentos que no sean descartables o esterilizados.

- Lavarse las manos después de ir al baño, cambiar pañales y tocar basura o ropa sucia. Asegurarse, también, de lavarse las manos antes de preparar alimentos y comer.

 

 

- Evitar beber leche no pasteurizada así como consumir alimentos hechos con leche no pasteurizada.

- Lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas.

- Cocinar bien la carne, los mariscos y cocinar los huevos hasta que la yema quede firme.

- Lavar cuchillos y tablas si estuvieron en contacto con alimentos crudos.

23 de julio del 2022
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas