BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

9 de Julio: Día de la Independencia

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

En este histórico día, los representantes de las Provincias Unidas confirmaron su intención de poner fin al dominio español.

 

La Declaración de la Independencia comenzó a gestarse el 24 de marzo de 1816, momento en el que se iniciaron las sesiones del histórico Congreso de Tucumán que reunió, por primera vez, a los diputados que sesionaron y debatieron, día a día, para proyectar una nueva nación. Allí se trazaron los primeros lineamientos de lo que, luego, sería la Argentina.

 

Hechos importantes previos a la histórica declaración

 

Desde los comienzos de la Colonia, San Miguel de Tucumán era una ciudad importante y una ruta que comunicaba Potosí con el puerto de Buenos Aires. Como en la región abundaba la madera, la ciudad se hizo famosa por la fabricación de carretas, ponchos, frazadas y fajas de excelente calidad.

 

 

Después de la Revolución de Mayo de 1810 y con el comienzo de las guerras de la independencia, la tranquila vida tucumana se alteró completamente. Los españoles ganaban batallas y avanzaban desde el Alto Perú. El general Martín Miguel de Güemes defendía el paso en Salta y, si los realistas llegaban a Tucumán, era muy probable que pudieran avanzar hacia Buenos Aires. Por lo tanto, hacer el Congreso allí era una demostración de fuerza y un modo de defender la revolución.

 

Camino al Congreso

 

En aquellos tiempos, los viajes de una ciudad del antiguo virreinato a otra eran largos e incómodos y, los caminos, de tierra y mal mantenidos. Durante la época de lluvias casi no se podía transitar, de modo que viajar en esas condiciones era bastante peligroso. De tanto en tanto, los viajeros hacían paradas en el camino, en lugares especiales llamados “postas”, donde comían algo y descansaban. Mientras tanto, se cambiaban los caballos cansados por otros, se cargaba agua fresca y se arreglaba algún desperfecto del vehículo.

 

La carreta era el principal medio de transporte. Tirada por bueyes, avanzaba a 3 kilómetros por hora y los viajes duraban semanas o meses.

 

San Miguel de Tucumán era una pequeña ciudad y no estaba preparada para recibir a los visitantes ni tenía un lugar suficientemente grande como para realizar las reuniones de los congresales. Algunos de ellos fueron alojados en casas de familia, cerca de la Plaza Mayor y el Cabildo. Otros pudieron ubicarse en los conventos o en casas de algunos sacerdotes.

 

La casa de la Independencia

 

La casa donde se declaró la Independencia era, en 1816, la más grande de San Miguel de Tucumán y su dueña era Francisca Bazán de Laguna, quien permitió que se tiraran algunas paredes para hacer lugar a los 28 diputados.

 

 

En 1869, la histórica casa era una propiedad privada en ruinas y a punto de ser demolida. El diputado tucumano Tiburcio Padilla propuso comprarla y allí se instaló una sucursal del correo. Ese mismo año arribó a Tucumán el primer fotógrafo, Ángel Paganelli, quien realizó la única toma que se ha hecho de la casa original. En 1874 fue adquirida por el Estado y, en 1941 se la declaró Monumento Histórico Nacional. Tras sucesivas refacciones se reconstruyó su aspecto original y hoy funciona, en ella, el Museo Casa Histórica de la Independencia.

 

Los representantes por Cuyo

 

Juan Agustín Maza y Tomás Godoy Cruz, diputados por Mendoza

 

José de San Martín, Gobernador Intendente de Cuyo, eligió, para representar a Mendoza en Tucumán, a Tomás Godoy Cruz y Juan Agustín Maza. Los otros diputados por Cuyo fueron Francisco de Laprida y Justo Santa María de Oro, por San Juan, y Juan Martín de Pueyrredón, por San Luis. Este protagonismo fue muy importante, ya que Laprida presidió el Congreso en el momento en que se declaró la Independencia y Pueyrredón fue nombrado Director Supremo.

 

Los protagonistas

 

 

Buenos Aires: Antonio Sáenz, Cayetano José Rodríguez, Juan José Paso, Pedro Medrano, José Darragueira, Esteban Agustín Gascón y Tomás Manuel de Anchorena.

 

 

Catamarca: Miguel Antonio Acevedo y José Eusebio Colombres. Mendoza: Tomás Godoy Cruz y Juan Agustín Maza. Charcas: Mariano Sánchez de Loria, José Severo Malabia y José Mariano Serrano.

 

 

Córdoba: Jerónimo Salguero, Eduardo Pérez Bulnes, José Antonio Cabrera y Miguel Calixto del Corro. Salta: José Ignacio Gorriti, Mariano Boedo y José Moldes.

 

 

Potosí: José Andrés Pacheco de Melo y Juan José Feliciano Fernández Campero. San Juan: Justo Santa María de Oro y Francisco Narciso de Laprida. Santiago del Estero: Pedro León Gallo y Pedro Francisco de Uriarte. Tucumán: Pedro José Miguel Aráoz y José Ignacio Thames.

 

 

La Rioja: Pedro Ignacio de Castro Barros. Jujuy: Teodoro Sánchez de Bustamante. Mizque: Pedro Ignacio de Rivera. San Luis: Juan Martín de Pueyrredón.

 

Un ambicioso plan de trabajo

 

Acta de la Independencia (1816)

 

El 9 de julio de 1816 tuvo lugar la declaración y firma del Acta de la Independencia por parte de los diputados provinciales. El Congreso buscaba acordar una forma de gobierno y presentar la organización jurídica y política de la flamante nación. Los diputados Esteban Agustín Gazcón, Teodoro Sánchez de Bustamante y José Mariano Serrano presentaron al Director Supremo del Congreso un plan de temas a discutir, que fue aceptado por todos sus compatriotas. Proponían establecer las sesiones en función de considerar los siguientes temas:

 

- Comunicarse con todas las provincias para insistir en la necesidad de unión y, así, enfrentar al enemigo externo.

- Declarar la Independencia.

- Discutir la forma de gobierno más conveniente para las Provincias Unidas.

- Elaborar un proyecto de Constitución.

- Preparar un plan para apoyar y sostener la guerra en defensa propia, proveyendo de armamentos a los ejércitos patriotas.

 

 

El secretario Juan José Paso preguntó a los congresales si querían que las Provincias de la Unión fuesen una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli. Los diputados aprobaron por aclamación y luego, uno a uno, expresaron su voto afirmativo. Seguidamente, todos firmaron el Acta de la Independencia.

El Acta de Independencia fue traducida al quechua y al aymará, para que todos conocieran lo que sucedía. Se mandaron a imprimir tres mil ejemplares, de los cuales mil quinientos se hicieron en castellano, mil en quechua y quinientos en aymará. El Congreso de Tucumán sesionó hasta el 4 de febrero de 1817. El 23 de setiembre de 1816 se resolvió su traslado a Buenos Aires, donde sesionó hasta el 11 de febrero de 1820.

El camino iniciado con la Revolución de Mayo (1810) no fue sencillo. Sin embargo, todos se pusieron de acuerdo buscando el bien común: un país libre y soberano.

02 de julio del 2022
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas