BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Martín Miguel de Güemes: Un ferviente defensor de la Patria

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Ayudó en el éxito de San Martín en su campaña libertadora con su ejército de gauchos, con los que rechazó siete invasiones españolas al Norte argentino.

 

Martín Miguel Juan de Mata Güemes nació el 8 de febrero de 1785 en la ciudad de Salta. Sus padres fueron Gabriel de Güemes Montero y María Magdalena de Goyechea y la Corte. En febrero de 1799 se incorporó como cadete a una compañía destinada en Salta del 3º Batallón del Regimiento Fijo de Infantería de Buenos Aires.

 

Güemes cadete, Tinta de Jorge Klix Cornejo.

 

El 9 de abril de 1807, el Jefe del Regimiento Fijo le encomendó, “por ser sujeto de honor, actividad y de irreprensible conducta” que, al frente de ocho hombres, evitara el contrabando que se efectuaba en el Río de la Plata entre Buenos Aires y Montevideo, ciudad ocupada por los ingleses.

El 13 de enero de 1809, estando ya en Salta, fue ascendido a subteniente por su intervención en 1807, defendiendo la capital del Virreinato. En 1810 fue ascendido a capitán por su eficaz actuación en la Quebrada de Humahuaca, evitando la comunicación de los realistas del Alto Perú con los de Córdoba, y el 7 de noviembre del mismo año tuvo una participación directa y decisiva en el triunfo de la Batalla de Suipacha.

 

Batalla de Suipacha, litografía de Nicolás Grondona.

 

Su relación con las autoridades militares fue conflictiva, incluyendo desacuerdos con Manuel Belgrano quien, a comienzos de 1813, lo separó del ejército y lo envió a Buenos Aires. Regresó al Ejército Auxiliar del Perú, por decisión de José de San Martín, con el grado de Teniente, en febrero de 1814.

 

Nace un líder

 

Dn. Martín Miguel de Güemes, obra de Guillermo Usadinvaras.

 

La habilidad, capacidad organizativa y el liderazgo de Güemes se consolidaron al desafiar a José Rondeau quien, como Jefe del Ejército Auxiliar, había reemplazado a San Martín. Con el apoyo de los grupos confederales que operaban en Salta y el de las milicias que había organizado, fue nombrado Gobernador por el Cabildo de Salta el 7 de mayo de 1815. La oposición, primero hacia su persona y, luego, hacia su gobierno, apoyó a Rondeau en su intento por destituirlo.

 

Güemes y Rondeau, Pacto de Los Cerrillos, óleo de Abel Guaymas.

 

El Congreso de Tucumán designó Director Supremo a Juan Martín de Pueyrredón, quien viajó a Salta y, ante las críticas de muchos porteños, quedó tan conforme que ordenó que el ejército del Norte se retirara hasta Tucumán y ascendió al caudillo salteño al grado de Coronel Mayor.

 

“Los Infernales”

 

Como general, creó el célebre regimiento conocido como "Los Infernales", con el uniforme rojo que quedó asociado a su nombre. Adquirió fama rápidamente y fue admirado, incluso, por el enemigo, en virtud de sus destrezas como jinete, su velocidad de ataque y su gran capacidad para la emboscada y la retirada. "Los Infernales" frenaron, en el Norte argentino las invasiones realistas usando la táctica conocida como "guerra de guerrillas", en la que atacaban sorpresivamente y se dispersaban en el monte.

 

Carga de Güemes y sus Infernales, obra de Juan Boero.

 

San Martín y Belgrano, amigos y aliados

 

San Martín apoyó la decisión de Pueyrredón que confirmaba los valores militares y el carisma de Güemes y le confió la custodia de la frontera Norte. Belgrano también valoraba su acción y nació, entre ellos, una gran amistad.

Mientras, el jefe de las fuerzas realistas Joaquín de la Pezuela envió una nota al virrey del Perú señalándole la difícil situación en que se encontraba su ejército ante la acción de Güemes. A principios de 1817, el Mariscal de la Serna planeaba realizar una gran invasión sobre Salta con una fuerza de 3500 veteranos vencedores de Napoleón. Güemes puso a la provincia en pie de guerra, organizando un verdadero ejército popular.

 

Güemes recibió el apoyo y reconocimiento de San Martín y Belgrano para impedir el avance realista.

 

Los triunfos de San Martín y de Güemes en el Norte permitieron pensar en una lógica ofensiva común del ejército del Norte a las órdenes de Belgrano, estacionado en Tucumán, y los gauchos salteños, hacia el Alto Perú. La partida de San Martín hacia Lima se demoró en Chile por falta de recursos hasta agosto de 1820 y Belgrano fue convocado por el Directorio para combatir a los partidarios de Artigas, que estaban en Santa Fe. Así, Güemes y sus gauchos estaban, otra vez, solos frente al ejército español.

 

Entrevista en Yatasto entre San Martín, Manuel Belgrano y Güemes, obra de Manuel Iglesias.

 

En 1820, con la batalla de Cepeda cayeron las autoridades nacionales y comenzaba una prolongada guerra civil. En ese marco, se produjo una nueva invasión española, al mando del general Canterac, que ocupó Jujuy y, a fines de mayo, logró tomar la ciudad de Salta. San Martín, desde Chile, le pidió a Güemes que resistiera y le reiteró su absoluta confianza como Jefe del Ejército de Observación sobre el Perú.

 

Batalla de Cepeda (1820)

 

1821 fue sumamente duro para Güemes porque, a la amenaza de un nuevo ataque español, se sumaron los problemas de la guerra civil. Debía atender, al Norte, a los españoles y, al Sur, al gobernador de Tucumán Bernabé Aráoz que, aliado a los terratenientes salteños, hostigaba a Güemes y lo derrotó el 3 de abril de 1821. El Cabildo de Salta aprovechó la ocasión para separarlo de su cargo de gobernador pero a fines de mayo, el caudillo irrumpió en la ciudad con sus gauchos y recuperó el poder. Estas divisiones internas lo debilitaron y facilitaron la invasión española en territorio norteño, donde los sectores poderosos de Salta ofrecieron su colaboración para eliminarlo.

 

Un final inesperado

 

El coronel salteño José María Valdés, alias "Barbarucho", a las órdenes del ejército español, avanzó con sus hombres y ocupó Salta el 7 de junio de 1821. Güemes estaba refugiado en casa de su hermana Magdalena Güemes de Tejada, "Macacha". Al escuchar unos disparos decidió escapar a caballo pero, en la huida, recibió un balazo en la espalda. Llegó gravemente herido a su campamento de Chamical con la intención de preparar una nueva defensa de Salta. Reunió a sus oficiales, les transfirió el mando y dio las últimas indicaciones.

 

La muerte de Güemes, obra de Antonio Alice.

 

Murió el 17 de junio de 1821 en la Cañada de la Horqueta y todo el pueblo salteño concurrió a su entierro. Liderados por el coronel José Antonio Fernández Cornejo, los gauchos de Güemes derrotaron a "Barbarucho" Valdés y expulsaron, para siempre, a los españoles de Salta. Su muerte clausuró un capítulo importante de la guerra de independencia, siendo innegables su trayectoria militar y sus esfuerzos para resistir las invasiones realistas. Por Ley Nacional Nº 26.125/06 fue declarado Héroe Nacional y reconocido como el único general argentino muerto en acción de guerra.

 

El Panteón de las Glorias del Norte está ubicado en la Catedral Basílica de Salta. Fue inaugurado el 20 de octubre de 1918 y allí descansan los restos mortales de Güemes.

 

El monumento

 

Fue inaugurado el 20 de febrero de 1931 por el presidente José Félix Uriburu. Está ubicado a los pies del Cerro San Bernardo, en Salta, donde Güemes cayó por primera vez de su caballo mientras cabalgaba herido de bala a la Cañada de la Horqueta, donde murió unos días después.

 

El monumento se encuentra en Salta.

 

Fue diseñado por escultor Argentino Víctor Juan Garino. Ernesto Padilla fue quien señaló el sitio para levantar el monumento donde, finalmente, se emplazó. En el monumento, Güemes está montado sobre un caballo. Las escalinatas y el pedestal fueron construidos con piedras de cerros vecinos con frisos alegóricos en la parte delantera. Es un símbolo emblemático de la ciudad.

 

Himno a Güemes

 

Letra: Gabriel Monserrat | Música: Rafael Baldassari

 

Güemes, obra de Flora Nómada.

 

Escuchad, hondo grito de guerra

Hiende el aire vibrando cual trueno.

Desde Salta a Yavi en su seno.

Que hace al gaucho patriota indignar.

 

Y cual recio huracán que se agita

Estruendoso en carrera gigante

Así corre aquel pueblo arrogante

De opresores la Patria librar.

 

Gloria eterna a los Gauchos Famosos,

Que al triunfar en la lid sin cuartel;

Coronaron la Patria orgullosa

De radiante y sublime laurel.

08 de junio del 2024
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Giovanni

Hola soy giovanni te ...ver mas

Máximo - Giovanni

Hola, somos Máximo ...ver mas

Abertinita

Hola soy abi !! Teng ...ver mas

gabi

hola amigos muchas g ...ver mas