BUSCAR
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTubeSíguenos en Instagram

Relaciones intraespecíficas e interespecíficas: Una convivencia articulada

Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp

Las distintas especies de organismos que habitan en determinada área forman parte de la misma comunidad y ecosistema y, por lo tanto, se afectan mutuamente de diversas maneras.

 

Relaciones intraespecíficas

 

Son las que se establecen entre los individuos de una misma especie en un ecosistema. Pueden ser beneficiosas, si favorecen la cooperación entre los organismos o, perjudiciales, si provocan la competencia entre ellos.

La asociación en grupos de individuos se produce para obtener determinados beneficios como la mayor facilidad para la caza y la obtención de alimento, la defensa frente a los depredadores de la especie, la reproducción por proximidad de los sexos en el grupo y el cuidado y protección de las crías. Las relaciones que se dan en base a la cooperación son:

Familiares. Se manifiestan por el grado de parentesco. Tienen por objeto la reproducción y el cuidado de las crías. Por ejemplo, los gorilas, cuyo beneficio de asociación es el cuidado de las crías.

 

 

Gregarias. Por transporte y locomoción, se agrupan con un fin determinado. Por ejemplo, las gacelas forman una asociación gregaria integrada por un número elevado de individuos cuyo fin es la migración, la obtención de alimento y la defensa frente a depredadores.

 

 

Estatales. Para poder sobrevivir y mejorar su calidad de vida, dividen el trabajo. Unos son reproductores, otros obreros y otros defensores. Construyen nidos y la relación está compuesta por muchos individuos agrupados en distintas categorías. Las abejas forman una asociación estatal ya que, entre los individuos, se establecen diferentes categorías (reina, obreras, zánganos) bajo el control de un órgano supremo (reina), y cada categoría realiza una función determinada (reproducción, alimentación, defensa).

 

 

Coloniales. La relación está compuesta por muchos individuos unidos físicamente entre sí constituyendo un todo inseparable. Un ejemplo es el coral.

 

 

Relaciones interespecíficas

 

Son las que se establecen entre las especies diferentes de un ecosistema.

 

Relación presa-depredador. Es la relación en la que una especie (el depredador) obtiene un beneficio a costa de otra especie que se ve perjudicada y que normalmente muere (la presa). Por ejemplo, entre el guepardo y la gacela, una especie captura y mata a otra para obtener alimento. Un organismo puede ser el depredador de otro y, a su vez, ser también la presa respecto de un tercero.

 

 

Relación parásito-huésped. Es aquella en la que un organismo (el parásito) vive a costa de otro (el huésped) del que obtiene lo necesario para vivir. Por ejemplo, los ácaros son parásitos diminutos que habitan sobre la piel humana, alimentándose de sus secreciones.

 

 

Relación de mutualismo. Es aquella relación en la que las dos especies obtienen un beneficio mutuo. En el caso del pez payaso y las anémonas, éste se refugia entre sus tentáculos cuando está en peligro. La anémona produce una sustancia para protegerse de las descargas de la sustancia urticante de los nematocistos de los tentáculos cuando se rozan entre sí y el pez aprovecha ese mismo mucílago para cubrirse y no ser afectado por la anémona. El beneficio que ambos obtienen de esta relación frente a depredadores es el mismo, porque el pez ahuyenta a otros peces que quieren alimentarse de la anémona.

 

 

Relación de comensalismo. Una especie (el comensal) obtiene un beneficio de otra sin que esta tenga ningún perjuicio, permaneciendo indiferente, como el caso del cangrejo ermitaño, que se aprovecha del exoesqueleto de un caracol que ya ha muerto para protegerse.

 

 

Relación de simbiosis. La simbiosis es el término con el que se designa una asociación de beneficio mutuo que se produce entre dos especies diferentes. Cuando hay una especie de alga y una especie de hongo en una relación simbiótica, el organismo resultante se llama liquen.

 

 

Relaciones de competencia

 

Existe entre individuos de la misma especie (intraespecífica) o de distintas especies (interespecífica), cuando los recursos del ecosistema en que se desarrollan son insuficientes para cubrir las necesidades de todos los individuos que viven allí. Estos recursos pueden ser alimento, nutrientes, luz, agua o espacio. Por ejemplo, cuando el contenido de agua de un suelo se aproxima al grado de marchitez, las plantas con raíces más profundas, con mayor economía fisiológica, pueden continuar viviendo con mayor chance que las que tienen raíces más superficiales. La competencia es más notable cuando dos individuos compiten o utilizan un mismo recurso, pudiendo llegar hasta la eliminación del organismo menos capacitado para esa lucha, o con menor agresividad. En el caso de condiciones ambientales cambiantes, una especie puede ganar terreno en ciertos períodos de crisis de recursos o, caso contrario, perderlo.

 

05 de agosto del 2018
Categoría: Para el cole
Comparte en FacebookComparte en TwitterEnviar por WhatsApp
Seguime en Facebook

Últimos Saludos

Gabriel Terrarossa Francesco

hola soy Gabriel y e ...ver mas

Juana

Hola tintero soy Jua ...ver mas

Juana

Hola tintero soy Jua ...ver mas

Mia

holaa tinterito .... ...ver mas